Iberpapel garantiza el futuro de Zikuñaga con una inversión millonaria

La papelera Zikuñaga de Hernani, en plena producción./
La papelera Zikuñaga de Hernani, en plena producción.

Destinará 180 millones a modernizar la planta de celulosa de Hernani e instalar una nueva máquina de papel, con una capacidad de 85.000 toneladas al año

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

Tras los años de crisis, que han golpeado también con fuerza al sector papelero, toca dar un nuevo impulso a la producción para tratar de no perder competitividad y cuota de mercado. Al igual que otras muchas compañías, el Grupo Iberpapel ha decidido volver a rascarse el bolsillo, en este caso de sus accionistas, para modernizar su única planta productiva, la papelera Zikuñaga de Hernani. Y lo hará a lo grande, ya que invertirá 180 millones en la emblemática factoría guipuzcoana.

las cifras

20 millones fue el beneficio que obtuvo el Grupo Iberpapel el año pasado, lo que supuso un aumento del 24,8%, pese a que los ingresos cayeron un 7,5%.

300 empleados tiene la factoría de Hernani, que se dedica a la fabricación de fibra de celulosa y de papel. También cuenta con una planta de cogeneración de energía.

Así lo comunicó ayer el Grupo Iberpapel a la CNMV en un hecho relevante. La operación, que recibe el nombre de 'Proyecto Hernani', consistirá básicamente en la instalación de una nueva máquina con un cilindro-secador 'Yankee' para fabricación de papel MG para embalaje flexible en diversas modalidades, con una capacidad de producción estimada de 85.000 toneladas al año.

Asimismo, reformarán y modernizarán la actual planta de celulosa, a la cual se le incorporarán mejoras tecnológicas y medioambientales 'MTD'S', lo que permitirá un incremento de la capacidad productiva bruta de producción de la mencionada planta entre un 15% y un 20%. La planta tiene en la actualidad una capacidad de producción de 200.000 toneladas de fibra de celulosa y de 250.000 de papel.

El plazo previsto para la puesta en marcha del proyecto se estima entre 24 y 30 meses. El Grupo Iberpapel señala, no obstante, que la inversión está supeditada al traslado de una línea de alta tensión que cruza la parcela donde se ubicarán las nuevas instalaciones y cuya tramitación se encuentra en un estado avanzado.

Esta importante inversión no deja de ser una gran noticia para la planta, sus empleados -tiene 300 trabajadores-, así como para la comarca y el sector papelero guipuzcoano. Los accionistas no han dejado de invertir en la factoría, la única planta productiva del Grupo. La anterior inyección de dinero en la fábrica de Hernani se produjo en 2008, antes de que estallara la crisis, cuando se puso en marcha la planta de cogeneración de 60MWh. Entonces el Grupo Iberpapel destinó 45 millones a dicho proyecto, que le ha permitido autoabastecerse energéticamente y ahorrar dinero por ese concepto, además de destinar la energía sobrante al sistema, y poder hacer, por lo tanto, caja.

Ampliación en 2003

Pero una de las actuaciones más importantes se produjo cinco años antes, en 2003, cuando se amplió la planta de celulosa en más de un 90% de su capacidad. Dicha actividad se puso en marcha en 1971, año en el que también se modernizaron las máquinas de papel, llegando entonces a una capacidad productiva de 35.000 toneladas al año.

La papelera Zikuñaga se fundó en 1935, aunque la actividad no se inició hasta 1941, con la fabricación de papel celofán. El proyecto fue creciendo, ya que en 1947 se instaló una máquina de papel celofán de 2,20 metros de ancho, con una capacidad de producción de 2.000 toneladas al año. Una década más tarde, en 1958 se instaló una segunda máquina de papel celofán y dos lijadoras estáticas de 75 metros cúbicos para cocer madera, alcanzando una producción de 14.000 toneladas al año.

En 1978 se cerró la fábrica de celofán y se reconvirtió al personal, incorporándolo a la fabricación de papel. Y en 1997 se constituyó Iberpapel Gestión, dando el salto a Bolsa. En el año 2000 se puso en marcha la máquina de papel número 4, que supuso entonces un aumento del 250% de la capacidad de producción de papel.

Además de la producción de celulosa, de papel, y la planta de cogeneración de energía, el Grupo Iberpapel cuenta con una actividad forestal. Dispone de 25.778 hectáreas de terreno entre España, Argentina y Uruguay.

La compañía cerró el año pasado con 20 millones de beneficio, lo que supuso un incremento del 24,8%. Con todo, los ingresos del Grupo, con sede en San Sebastián, cayeron un 7,5% hasta los 201,89 millones. En el primer trimestre ha incrementado su resultado neto un 5,46% y su cifra de negocio un 2,63%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos