Fallece Jesús María Aguirre, fundador de Adegi, entidad que presidió a finales de los 80

Jesús María Aguirre, en Jema, empresa que fundó en 1953. /
Jesús María Aguirre, en Jema, empresa que fundó en 1953.

Empresario, innovador y amante del deporte, fue subcampeón del mundo de pala y directivo de la Real Sociedad con José Luis Orbegozo

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

Era de esos hombres que dejaban una profunda huella allí por donde pasaba. Este podría ser el epitafio del empresario Jesús María Aguirre Echeverria, que falleció ayer en Donostia a los 86 años, tras una enfermedad. Era de esa estirpe que ahora se echa tanto de menos, de los emprendedores incansables, que se dejaba el aliento en todo en lo que se implicaba, dicen quienes le conocieron.

Jesús María Aguirre Echeverria fue uno de los fundadores de Adegi, cuando la asociación empresarial guipuzcoana echó a andar allá por 1977. No dudó incluso en tomar las riendas de la patronal en 1986, cargo que ocupó durante seis años, hasta 1992. Fue el cuarto presidente de la entidad, le precedieron Antxón de la Cava, José María Vizcaíno y Antón Marquet. Previamente, había ocupado otros cargos de responsabilidad en el comité ejecutivo y también en la vicepresidencia. Fue asimismo vicepresidente de Confebask coincidiendo con su máximo mandato en Adegi.

Pero su labor dinamizadora no se quedó ahí, ya que también fue miembro fundador de la Sociedad de Garantía Recíproca Elkargi en 1981. Eran años intensos, en los que se fueron creando diferentes asociaciones y entidades, recuerda José María Ruiz Urchegui, que fue secretario general de Adegi durante 25 años, y con quien coincidió en su larga andadura. Jesús María Aguirre no dudó en implicarse en ellas. También fue miembro fundador de Gaia, que aglutinada a las industrias electrónicas, y germen del cluster actual.

Pero su aportación no quedó ahí, ya que estuvo ligado al Instituto Técnico de la Construcción en Altza, fue miembro fundador del Instituto de Máquina-Herramienta de Elgoibar y del Instituto del Mueble de Azpeitia. También participó en la constitución de Etorpensión, la entidad de previsión voluntaria, y de Geroa, la EPSV de empleo privada más importante de Euskadi.

«Era una persona que no paraba, muy inquieto e innovador, atento a todo lo que se movía en el mercado», recuerda Ruiz Urchuegui. Como anécdota señala que el empresario hizo uno de los primeros prototipos de coche eléctrico.

Pero habría que remontarse a sus inicios como empresario para conocer su trayectoria. Fundó en 1953 la empresa de electrónica de potencia Jema, a la que dio su nombre, y que está ubicada en Lasarte-Oria. En 2009 Irizar adquirió una participación mayoritaria.

Logró posicionar a esta empresa entre las líderes de su mercado en Europa. No en vano consiguió varios contratos para el CERN, el Centro Europeo de Investigación Nuclear, con sede en Ginebra. En 2003 desarrolló un prototipo de fuente para el experimento LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo. También desarrolló dos fuentes de alimentación para el reactor experimental europeo de fusión nuclear EFDA-JET. Pero su pasión por la electrónica le llevó en sus inicios a fabricar equipos de radio.

Su brillante trayectoria empresarial le valió el galardón que recibió de Empresario del Año en Gipuzkoa, en 2006, un premio que entrega la Cámara de Comercio y que reconoce la labor de los empresarios, cuyo espíritu emprendedor favorece la generación de actividad, riqueza y empleo». «Este premio me pone nervioso», confesó entonces Jesús María Aguirre, quien dio las gracias a todo el equipo de la empresa «porque a ellos les debo mi trayectoria desde 1953», remarcó. Este empresario, nacido en Zaldibia en 1930, recibió asimismo en 2001 el Premio Korta al tesón empresarial.

Pero no todo fue trabajo o pasión, como denominaba a la electrónica, Jesús María Aguirre era un amante y practicante del deporte. Fue subcampeón del Mundo de Pala en Argentina. Decía que el deporte le había enseñado mucha humildad y modestia. También fue directivo de la Real Sociedad durante cuatro años coincidiendo con la presidencia de José Luis Orbegozo.

Y era un amante del mus, un deporte que no dejó de practicar casi hasta el final. «Era tan cercano, como la gente de aquí, muy querido», resume Ruiz Urchegui. Los funerales se celebrarán hoy, lunes, a las seis de la tarde en el Buen Pastor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos