Más de 120.000 trabajadores vascos dependen en exclusiva de un convenio estatal

El convenio de Colectividades, comedores, es uno de los afectados por la estatalización./AFP
El convenio de Colectividades, comedores, es uno de los afectados por la estatalización. / AFP

LAB alerta de que otros 192.000 empleados están en riesgo de que les amparen condiciones laborales del Estado por tener sus acuerdos colectivos decaídos

Pilar Aranguren
PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

El sindicato LAB alertó ayer sobre el avance de la estatalización en la negociación colectiva vasca. Y es que el 16,2% de los trabajadores dependen exclusivamente de un convenio estatal, sin derecho, por lo tanto, a negociar en el País Vasco sus condiciones laborales. Se trata ni más ni menos que de 120.763 empleados.

De estos, la mayor parte -105.203 trabajadores- penden de un convenio estatal propiamente dicho -como el de Colectividades-, lo que supone el 14% del total de empleados , y el resto 15.560 (2,1%) están amparados por un pacto de empresa pero de ámbito estatal.

Las cifras

64,3%
Es el porcentaje de trabajadores vascos afectados de una manera u otra por la estatalización de la negociación colectiva - 482619-
10,5%
están a salvo de la recentralización de las condiciones laborales, según LAB, gracias al convenio de empresa. Son 79.064 empleados

Pero la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, y el responsable de Negociación Colectiva, Xabier Ugartemendia, que comparecieron ayer para abordar esta cuestión, añadieron que la estatalización no se queda ahí, ya que hay otros convenios en los que el ámbito estatal «ha usurpado materias de negociación más allá de las establecidas por ley».

«La centralización busca extender la precariedad y sustituir la mayoría sindical por una minoría» XABIER UGARTEMENDIA

«Seguiremos defendiendo todos los ámbitos y activando luchas en los centros de trabajo» GARBIÑE ARANBURU

En este sentido, ambos dirigentes recordaron que hay otros 43.135 trabajadores (5,8%) a los que se les aplica un convenio negociado en la CAV, pero donde el ámbito estatal se ha reservado materias, como son los de Construcción y Limpiezas.

Pero además, Ugartemendia destacó que hay otro colectivo importante de empleados en riesgo de que se estatalicen sus condiciones laborales, ya que sus convenios están decaídos. Son 192.205 (25,6%). Otros 60.580 (8,1%) tienen sus acuerdos sectoriales decaídos pero cuentan con un convenio de empresa.

Esto en lo que respecta al sector privado, ya que los responables sindicales indicaron que en el ámbito público también se produce esa estatalización, con otros 145.000 empleados afectados por las diferentes leyes de presupuestos del Estado.

Con estos datos, la central destaca que más de seis de cada diez trabajadores vascos asalariados están afectados de una manera o de otra por la estatalización y que hay otro 10% a los que el convenio de empresa les «salva» de ello.

Una situación que los responsables de LAB calificaron de «grave» y que podría «agravarse aún más si no fuera por el trabajo de la central abertzale», destacaron. Por eso, anunciaron que seguirán luchando contra todas las reformas laborales que han propiciado esta estatalización, defendiendo todos los ámbitos de negociación e impulsando luchas en los centros de trabajo para recuperar la negociación colectiva.

Aranburu subrayó que la «involución en materia de relaciones laborales es clara. No se trata de ninguna amenaza, como ocurre en otros ámbitos, porque es algo que ya está ocurriendo», remarcó, al tiempo que recordó que «se está vulnerando nuestro derecho a decidir aquí nuestras condiciones laborales».

Una involución que se produce, destacaron, debido a la reforma laboral aprobada por el PSOE en 2010, con la abstención del PNV, «y que suponía una clara apuesta por la estatalización» al dar prioridad a los convenios estatales sobre los sectoriales o de ámbito de la CAV, «y a la que se sumó la del PP de 2012, que endureció otros aspectos ratificando esa línea de actuación».

Fruto de ello, recordaron que en la actualidad menos de la mitad de los trabajadores vascos tiene garantizado el derecho a negociar en su ámbito. Una estatalización, denunciaron, que tiene un doble objetivo. Por un lado, extender la precariedad y bajar los salarios y, por otro, sustituir la mayoría sindical por una minoría sindical. «Esto es sustituir el sindicalismo de contrapoder de LAB y ELA por el dócil de CC OO y UGT», subrayó la secretaria general de la central abertzale.

Aranburu incidió en que el ascenso de los acuerdos de empresa se encuentra muy lejos de garantizar la cobertura de todos los trabajadores, por lo que refrendó la necesidad de defender el marco propio de negociación colectiva, preservando todos los ámbitos -sectorial y empresa- y «activando luchas en los centros de trabajo para recuperar la negociación colectiva.

Más