PELOTA

Víctor saca de punto a Irribarria

Iker Irribarria y Víctor, anoche en la eliminatoria disputada en el Mimetiz de Zalla. /  P. URRESTI
Iker Irribarria y Víctor, anoche en la eliminatoria disputada en el Mimetiz de Zalla. / P. URRESTI

El de Ezcaray rompe la baraja tras el 5-5 con un parcial de 2-17 que le coloca en la liguilla de cuartos de final

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.

Salvo resultados más abultados aún hoy en Etxarri y el lunes en Tolosa, el Cuatro y Medio se queda sin campeón manomanista. Iker Irribarria cosechó otra derrota abultada y un nuevo disgusto al caer 7-22 frente a Víctor, quien accede al grupo A de la liguilla de cuartos de final. El de Ezcaray perseguirá su primer punto ante el ganador del Jaka-Bakaikoa. Será el próximo viernes en el Izarraitz de Azpeitia. Altuna III y el perdedor de la primera ronda que sume más tantos, independientemente de que pertenezca a Baiko o Aspe, completarán una parte del cuadro en la que Urrutikoetxea, cabeza de serie, causa baja por lesión.

7 IRRIBARRIA

0 VÍCTOR

Tiempo de juego:
38 minutos y 19 segundos.
Pelotazos a buena:
170.
Tantos de saque:
Irribarria, 0. Víctor, 4.
Faltas de saque:
Irribarria, 1. Víctor, 0.
Pasas del cuatro y medio:
Irribarria, 0. Víctor, 0.
Tantos en juego:
Irribarria, 7. Víctor, 12.
Tantos perdidos:
Irribarria, 5. Víctor, 0.
Marcador:
2-0, 2-3, 3-3, 3-5, 5-5, 5-13, 6-13, 6-20, 7-20 y 7-22.
Tantos de más de diez pelotazos:
cinco, dos para Irribarria y dos para Víctor.
Momios de salida:
jugaron sin corredores.
Telonero:
Ezkurdia y Aretxabaleta, el mejor, aprovechan su mayor pegada para atosigar a Ibai Zabala, atacar en corto a Olaizola II y ganar 12-22. Estuvieron 2-12.
Incidencias:
unos 400 espectadores en el frontón Mimetiz de Zalla, azul.

Víctor ajustó su saque después del 5-5 y cambió la fisonomía del encuentro para firmar un inapelable parcial de 2-17. Sus primeros disparos viajaron largos y con velocidad, tocaron la pared izquierda y dificultaron los restos de Irribarria. Como consecuencia de ello llegaron tres de los cuatro tantos de saque del riojano y sus cinco acciones de saque-remate.

Si los tres primeros tantos, dos de ellos favorables al de Arama, rebasaron la decena de pelotazos, a partir de ese momento el choque cobró rapidez en detrimento de la pausa que parecía convenir a Irribarria. Todo ocurrió con rapidez, sin respiro. Víctor sacó de punto a un contrincante incapaz de tomar la iniciativa, obligado a correr de un lado a otro y a sufrir en defensa, su punto más débil dentro de una jaula que se le atraganta.

Me consta que Iker Irribarria ha preparado a conciencia y con ilusión el primer campeonato de la presente temporada, dentro de las posibilidades que ofrece un calendario apretado. De poco le ha valido. Porque este 7-22 le impide aspirar a esa quinta plaza que premiará al perdedor de las eliminatorias que más lejos llegue en el marcador.

El cuatro y medio desnuda la lentitud de Irribarria a la hora de desplazarse en el acotado. Tampoco anticipa las jugadas del contrario. Si además comete tres errores claros al principio, cuando el encuentro seguía vivo aún, las dificultades aumentan. Se le marchó abajo un zurdazo con 2-0 a favor, a la contracancha una volea clara con 2-2 y arriba una pelota en defensa tras ponerse 5-5.

Víctor lo agradeció para encontrar una tacada de ocho tantos en la que impuso su nervio. Se adelantó 5-13. Atacó primero por la pared izquierda y después, con el adversario desubicado, alternó los remates al txoko con otros al ancho.

Esta victoria significa para Víctor jugar por cuarta edición consecutiva la liguilla de cuartos de final. Desde 2016 siempre ha estado presente entre los ocho mejores de la disciplina. Esa regularidad significa algo. Le falta dar el salto a esas semifinales que tan cerca tuvo en 2017 tras superar 22-21 a Olaizola II en Logroño. Para ello deberá repetir la solidez de anoche. No perdió una sola pelota.

Más