Una semana de descanso para ambos finalistas

El fuerte calor, como todo el fin de semana, hizo mella en los semifinalistas de Sopela. Aimar Olaizola mencionó ese extremo. Se le vio más torpe de movimientos que en el Manomanista a la hora de desplazarse, sobre todo en el primer tramo del encuentro. Habló de problemas de colocación. Le costaba llegar a la pelota.

El calendario de Aspe y Asegarce, sin ningún festival de mano profesional hasta el sábado, concede una tregua lo mismo a Jokin Altuna que a Oinatz Bengoetxea. No volverán a vestirse los pantalones blancos hasta la mañana de la final del Torneo San Fermín del cuatro y medio. Aprovecharán este paréntesis de cinco días para afinar la puesta a punto.

Reeditarán la final del Campeonato del Cuatro y Medio de 2016, ganada 22-21 por el navarro en el Ogueta. «Es muy bonito jugar contra Jokin», apunta Oinatz. «Tendré que probar algo para contrarrestar su magia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos