Pelota

Sin rosco después del primer mes por cuarta edición consecutiva

Urrutikoetxea sumó su primer punto el domingo en el Atano III y Altuna III lleva dos derrotas seguidas. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Urrutikoetxea sumó su primer punto el domingo en el Atano III y Altuna III lleva dos derrotas seguidas. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Tampoco en el anterior Campeonato había nadie imbatido a estas alturas | La clasificación presenta idéntico reparto de puntos que hace un año, con dos de diferencia entre la primera clasificada y la última

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

El arranque del presente Campeonato guarda similitudes con el de la pasada edición. A la conclusión de la cuarta jornada, no hay ni imbatidos ni nadie que luzca un rosco en la puntuación. Dos parejas comparten la cabeza con tres puntos y otras dos figuran empatadas en la cola con una solitaria victoria. Hay dos puntos de diferencia entre la primera y la última. Asimismo, cuatro parejas componen el grueso de la tabla con dos triunfos.

Cambian los nombres, pero la configuración de la tabla es la misma. Hace doce meses, Altuna III-Martija y Olaizola II-Ander Imaz estaban al frente de las operaciones con tres puntos. Curiosamente, estas dos parejas lograron después el acceso a la liguilla de semifinales, dato que confirma la importancia de empezar bien. Elezkano II-Rezusta y Olaizola II-Albisu están en esa misma disposición, aunque todavía resta mucha tela por cortar.

En el otro lado de la balanza, Bengoetxea VI-Larunbe e Irribarria-Merino II cerraban la clasificación con un solo punto. Las dos quedaron eliminadas en la primera fase. Curiosamente, una y otra pareja cayeron en la cuarta jornada. Los de Asegarce sumaron en la segunda y los de Aspe, en la tercera, por lo que el cero había desaparecido rápido de los casilleros. En la presente edición, Urrutikoetxea y Aretxabaleta, sustituido por Larunbe, han necesitado cuatro partidos para empezar a sumar. Bengoetxea VI y Ander Imaz se estrenaron la semana anterior en el Beotibar de Tolosa, precisamente ante la pareja con la que comparten actualmente la última posición.

Ezkurdia y Zabaleta, a la postre campeones, marchaban sextos con dos victorias, a una de la cabeza. La diferencia de tantos les relegaba en el cuádruple empate para el segundo puesto con Víctor-Albisu, Elezkano II-Rezusta -subcampeones- y Urrutikoetxea-Aretxabaleta.

Dentro del equilibrio general, existe una pequeña diferencia en el balance en los duelos entre representantes de ambas empresas. Hace un año ya se habían registrado ocho con un balance de cuatro por bando. En esta ocasión de momento se han registrado cuatro, la mitad -todos el pasado fin de semana-, y Aspe aventaja 3-1 a Asegarce. Esto, de todas maneras, acaba de ponerse en marcha y es temprano para repartir notas.

Pleno de Irribarria-Rezusta

La edición anterior, la de 2017, presentó un comienzo distinto ya que Irribarria y Rezusta, quienes se alzarían con el título tras perder solo dos de sus dieciocho encuentros, dominaban con un pleno: cuatro de cuatro. Les seguían Artola y Albisu con tres. Cerraban con un punto el trío de parejas integrado por Bengoetxea VI-Larunbe -subcampeones de esa edición-, Urrutikoetxea-Ander Imaz y Altuna III-Barriola.

El Campeonato de Parejas de 2016 también presentó un comienzo sin imbatidos, aunque marcó por completo el futuro de la competición. Las cuatro primeras clasificadas a estas alturas del torneo lograron el pase a la liguilla de semifinales, mientras que las demás, situadas entre el quinto puesto y el octavo, cayeron eliminadas: Ezkurdia-Barriola, Berasaluze II-Beroiz, Altuna III-Merino II e Irribarria-Zubieta, si bien a partir de la cuarta jornada Miguel Merino sustituyó al zaguero de Etxarri, lesionado de larga duración.

Hay que remontarse hasta 2015 para encontrar una pareja en blanco después del primer mes de competición. Eran Olaizola II y Beroiz, que no consiguieron arreglar ni recomponer su mal debut.

Más

 

Fotos

Vídeos