PELOTA

Ganan Ezkurra II y Endika, pero Koteto sigue siendo el rey

Koteto Ezkurra se seca las lágrimas con el pañuelico. / MAIALEN ANDRÉS
Koteto Ezkurra se seca las lágrimas con el pañuelico. / MAIALEN ANDRÉS

Los ganadores del Torneo San Fermín doblegan 40-29 a Juanenea y Barrenetxea IV tras el homenaje al mítico remontista de Doneztebe

J.L. SAN SEBASTIÁN.

Ezkurra II y Endika son los nuevos campeones del Torneo San Fermín de remonte tras derrotar 40-29 a Juanenea y Barrenetxea IV en la final del Euskal de Huarte, donde compartieron protagonismo con Koteto Ezkurra. No podía ser de otra manera. El genio de Doneztebe se retirará en Galarreta el 6 de octubre -aplazan una semana la fecha para evitar coincidir con la inauguración del Navarra Arena, el nuevo frontón de Pamplona- y las peñas quisieron aprovechar la visita al frontón donde debutó.

Koteto Ezkurra recibió un cálido homenaje que incluyó el aurresku bailado por una de sus sobrinas. Se emocionó. Soltó alguna lágrima. Besó el suelo. Y se llevó a casa como obsequios un pañuelico rojo y un cuadro con los pañuelos de todas las peñas de Pamplona. La txaranga Los Incansables y los pelotazales presentes en el Euskal le cantaron la canción 'El rey' en honor al verdadero monarca de la modalidad.

La seriedad y la solidez bastaron a Ezkurra II y Endika para anotarse una victoria solvente. La igualdad duró hasta el 17-16, momento a partir del cual el sobrino de Koteto y el zaguero de Saldias abrieron brecha en el marcador. Se amoldaron mejor a una cancha en la que los remontistas más jóvenes apenas han jugado. El Euskal casi ha desaparecido del circuito de la modalidad. Posiblemente Endika sea quien más se ha prodigado en ella.

La ventaja no para de crecer

La renta de Ezkurra II y Endika aumentó progresivamente: 21-17, 24-18 y 30-21. Salvo hecatombre, nadie podía arrebatarles el éxito. Mantuvieron el ritmo en la última decena para ponerse 36-28 y remachar con el 40-29, una de las mayores diferencias de las que dispusieron durante toda la tarde.

Aritz Juanenea salió asustado al frontón, sin la determinación de la semifinal ante Urriza. Falló bastante. Tampoco su zaguero, Endika Barrenetxea, se sintió a gusto sobre una cancha tradicionalmente perjudicial para quienes sacan desde la pared izquierda, como el hernaniarra. Escupe la pelota e impide que resbale por ella. Por contra, el Euskal beneficia a quienes ejecutan el primer disparo desde el ancho. Bota mucho y se va muy atrás. Endika se amoldó bien.

La final de promesas deparó la victoria de Eloy y Azpiroz sobre Etxarri y Martirena, a los que doblaron prácticamente en el marcador. El 40-21 refleja la superioridad de un Azpiroz que demostró encontrarse un peldaño por encima de su delantero y de los dos oponentes. Eloy le aportó seguridad.

Lo mejor de la tarde llegó de la mano de Xanti Uterga en el encuentro de empresa que cerró el programa. Lo bordó con remates de todas las facturas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos