Pelota

La pegada de Bikuña eclipsa a Jon Alberdi

Jon Alberdi golpea de derecha ayer en las finales de Lezo. Al fondo, Iñigo Bikuña. / ARIZMENDI
Jon Alberdi golpea de derecha ayer en las finales de Lezo. Al fondo, Iñigo Bikuña. / ARIZMENDI

Santxo y Gorrotxategi ganan por la mínima la final sénior del Memorial Josetxo Etxandi de Lezo ante Zubizarreta y un soberbio Garmendia

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARRENLEZO.

Jon Alberdi disputó ayer en Lezo su último partido como pelotari aficionado. Hoy estaba anunciado en las semifinales del torneo Muebles Polque en el Labrit, pero el azpeitiarra ha renunciado. El próximo viernes 28, en el Izarraitz, será profesional. Los pelotazales que volvieron a llenar el frontón municipal para presenciar las finales del Memorial Etxandi, como es habitual todos los años, esperaban ver la mejor versión del ya pelotari de Asegarce -Alberdi firmó ayer el contrato que le une dos años a la promotora bilbaína-, pero con lo que se encontraron fue con un gran Bikuña, que eclipsó por completo a su pareja. El zaguero antiguotarra se hizo acreedor al premio al mejor pelotari de su categoría. Le dio candela a la pelota con la derecha, dominó por completo su parcela -Elizegi, que sustituía a Sánchez, apenas le inquietó- y, por si fuera poco, cubrió mucha cancha. Un partido para enmarcar, completísimo.

Alberdi estuvo agarrotado en todo momento, le costó acabar el tanto. Se empleó en defensa, pero Elola le ganó la partida en varias ocasiones. El delantero de Bidaina tuvo una salida fulgurante. Pronto colocó un 0-6 a su favor en el luminoso, pero ni él ni Elizegi supieron sacar partido a esa renta. Cuando Bikuña puso la máquina a funcionar, la decoración cambió por completo. Elola, valiente con la volea, comenzó a arriesgar y llegaron los errores. El partido concluyó con un derechazo soberbio de Bikuña. No podía ser otro.

Gorrotxategi pide el VAR

Mucha más emoción tuvo la final sénior, en la que Santxo y Gorrotxategi tiraron de experiencia para llevarse las txapelas por la mínima ante Zubizarreta y Garmendia. El zaguero beasaindarra jugó un partidazo y debió haber vuelto a casa no solo con el trofeo al mejor pelotari, también con el de campeón. Se lo impidió Gorrotxategi.

Hernaniarra y beasaindarra protagonizaron una lucha sin cuartel en los cuadros largos desde que la pelota se puso en juego. Fueron ellos quienes llevaron las riendas de una final muy dura, de 82 minutos de duración y casi 700 pelotazos a buena. Santxo y Zubizarreta vieron pasar la pelota por encima de sus cabezas continuamente. Pudo ganar cualquiera. La incertidumbre se mantuvo hasta el último tanto. Ahí apareció de nuevo la figura de Gorrotxategi para finiquitar la contienda con una cortada arrimada a pared. Precisamente, Gorrotxategi protagonizó la anécdota de la final al solicitar en el 17-15 al juez el VAR, con un gesto con ambas manos, tras haber dado este vuelta en una jugada bastante dudosa.

En la final juvenil del cuatro y medio, Atutxa se adelantó 0-8, pero tuvo que rendirse ante el poder y la eficacia del navarro Ariztegi.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos