Pelota

Olaizola II llega al Torneo San Fermín con solo dos victorias después de su lesión

Albisu le arropa esta noche frente a Irribarria y Martija, obligados a ganar y dejar en 18 tantos o menos a los de Baiko

J.L.SAN SEBASTIÁN.

Aimar Olaizola llega al Torneo San Fermín de parejas en busca de un buen resultado y dar por zanjada la puesta a punto posterior a su lesión en el cuádriceps, sufrida en febrero y que le tuvo tres meses y medio alejado de las canchas. Su balance de resultados desde la reaparición es más negativo que positivo: dos victorias y seis derrotas en ocho compromisos.

El de Goizueta une de nuevo su suerte a la de Jon Ander Albisu, el zaguero que le acompañó en el último Campeonato de Parejas. Integrantes del grupo A, se estrenan esta noche (22.15 horas, sin televisión) frente a Irribarria y Martija, quienes han visto complicadas sus opciones tras su derrota por 18-22 del domingo por la tarde frente a Bengoetxea VI y Ander Imaz, que descansan hasta el jueves. El campeón manomanista y el zaguero de Etxeberri necesitan ganar, dejar en 18 tantos o menos a sus oponentes de hoy y esperar a lo que suceda el jueves en el duelo que cerrará la liguilla de su grupo.

Olaizola II lleva cuatro derrotas consecutivas. Desde que cayó frente a Bakaikoa en cuartos de final del Torneo San Fermín del cuatro y medio en Beasain, no ha conseguido llegar al cartón 22. Ha perdido por parejas en Ibarrangelu, Irun y en la apertura de la feria sanferminera, el sábado en el Labrit. Cortar esa racha negativa es el primer paso para pensar en mayores cotas.

Una de esas cuatro últimas derrotas, la de la reinauguración del frontón Uranzu de Irun, fue precisamente al lado de Albisu. Entonces cedieron ante Irribarria y Zabaleta. Repiten tres de los cuatro protagonistas, pero la entrada de Martija en lugar de Zabaleta supone un cambio sustancial dado el extraordinario momento que atraviesa el zaguero de Etxarren.

Irribarria, a por la tercera

Iker Irribarria busca su tercera final en el Torneo San Fermín de parejas. Ya participó en las de 2016 y 2018, si bien perdió ambas: la primera con Barriola y la segunda con Zabaleta. El domingo no estuvo tan lejos de la victoria. Le faltó mayor ayuda de su zaguero y más acierto en la recta final del encuentro, en la que se le escaparon tres pelotas claras de ataque. Si añade esas dos condiciones a lo bueno que demostró hace dos días.