Pelota

Oinatz regresaa Lekunberri 16 años después

Oinatz regresaa Lekunberri 16 años después

Se enfrenta mañana a Joseba Ezkurdia, el vigente campeón, en su estreno en la liguilla de cuartos del grupo B

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

Oinatz Bengoetxea vuelve mañana al escenario donde disputó su primer partido del Campeonato del Cuatro y Medio. Hace dieciséis años, el 12 de octubre de 2003, el leitzarra se presentó en el Jaian Jai de Lekunberri para enfrentarse a Jorge Nagore, quien a la postre se proclamaría campeón. Llevaba un año y una semana como profesional –debutó el 5 de octubre de 2002 en el Labrit de Pamplona–. Perdió 22-10. No ha faltado a ningún campeonato desde que la Liga de Empresas estableciera en 2012 el formato actual. Ha jugado la friolera de 52 partidos y a sus 35 años quiere seguir dando guerra.

Es el más veterano de todos los participantes en esta edición. La renuncia de Aimar Olaizola, que en noviembre cumplirá 40, le ha convertido en el adalid de la experiencia en la jaula. Por detrás vienen arreando con fuerza manistas como Jokin Altuna (23), Erik Jaka (25), Víctor (26), Iñaki Artola (25), Unai Laso (22) y el benjamín Pello Etxeberria (20). Precisamente es Joseba Ezkurdia (28), el segundo más longevo, el vigente campeón, quien se cruza su camino. Ambos son cabezas de serie del grupo B.

«Es algo bonito poder estar aquí, he preparado el campeonato con ilusión y ahora solo falta darlo todo en la cancha», afirma el leitzarra, campeón de la distancia en 2016. Tras solventar un percance en el dedo anular de su mano izquierda, Oinatz ha podido dedicarse a la jaula al no contar con excesivo número de partidos en septiembre. Eso se traduce en una preparación física más concienzuda y una última toma de contacto con Axier Arteaga como sparring. «Tendré que salir a por todas, sabiendo que es el actual campeón y que este año va a seguir al mismo nivel. Es el rival que más te exige en la distancia», afirma Oinatz, quien aún no conoce la derrota ante el de Arbizu. Se han enfrentado en dos ocasiones en el acotado y en ambas el leitzarra ha salido airoso. En 2014 en Etxebarri (22-10) y en 2016 en Pamplona (22-6). Conoce bien el Jaian Jai, un recinto con el suelo muy rápido. «Es un frontón especial, exigente y peligroso», matiza.

Veranos similares

Oinatz Bengoetxea comenzó el verano como un tiro. Finalista en San Fermín con Ander Imaz –perdió precisamente ante Ezkurdia y Zabaleta, conquistó La Blanca con el zaguero oiartzuarra y se tomó la revancha ante el de Arbizu y Martija. A partir de ahí, su presencia en el resto de las ferias veraniegas ha sido testimonial. A Ezkurdia le ha sucedido prácticamente lo mismo, de ahí que ambos quieran recuperar su protagonismo entre los mejores ante las ausencias de dos pesos pesados como Olaizola II y Urrutikoetxea. Y de la temprana eliminación de Irribarria y Elezkano II.

Por su parte, Ezkurdia encara por primera vez la liguilla de cuartos desde la parrilla de salida después de siete intentos. «La liguilla te da otra tranquilidad, puedes cometer algún error, pero hay que empezar ganando. Mi intención es revalidar la txapela, pero antes tendré que hacer las cosas muy bien para sacar los puntos necesarios que dan acceso a las semifinales. Me enfrento a un gran pelotari que lleva muchos años en profesionales haciendo las cosas bien. Será complicado ganarle».

Artola y Laso, hoy en el Burunda de Altsasu

Iñaki Artola y Unai Laso dan inicio esta tarde (ETB1-18.00) en el frontón Burunda de Altsasu a las hostilidades dentro del grupo B de la liguilla de cuartos. Ambos solventaron sus compromisos de octavos con apuros. El alegiarra tuvo que emplearse a fondo para superar (22-20) a Pello Etxeberria el lunes en el Beotibar de Tolosa, donde minutos después el de Biskarreta dejó en la cuneta a Danel Elezkano, a quien ganó por 17-22. Artola se sobrepuso a un inicio dubitativo, pero cuando empezó a jugar a bote encontró la fórmula de encarrilar la eliminatoria a su favor. El debutante Laso, tras un mes en el dique seco, dio su mejor versión y sorprendió al de Zaramato. Hoy se espera un duelo duro y vibrante entre dos pelotaris que garantizan trabajo en la cancha.