Pelota

Oinatz enreda y sonroja en el Labrit a Altuna III y Martija

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO SAN SEBASTIÁN.

Oinatz Bengoetxea y Ander Imaz pueden respirar más tranquilos gracias a su victoria sobre Altuna III y Martija, que siguen en caída libre. La de ayer en el Labrit de Pamplona es la quinta derrota consecutiva y las sensaciones que transmitió el binomio de Aspe tampoco fueron buenas. Al contrario. Parece que han entrado en una espiral negativa de la que luego es muy difícil salir. Lo malo es que sabían lo que no tenían que hacer y entraron en el juego de Oinatz Bengoetxea. Esa fue su perdición.

Al leitzarra, viejo zorro de los frontones, no puedes jugarle de tú a tú en su terreno. Teje una tela de araña y te acaba envolviendo. No te deja jugar cómodo, te atosiga y provoca el error. Altuna III lo sabía por experiencia propia. Le había tocado sufrirlo en sus carnes, pero, incomprensiblemente, se dejó seducir y lo acabó pagando caro. Oinatz hizo y deshizo a su antojo. Apoyado por un Ander Imaz que mejoró sus prestaciones respecto a anteriores jornadas, el sexto de los Bengoetxea convirtió el Labrit en el patio de su casa. Altuna III y Martija acabaron sonrojados.

Los representantes de Aspe necesitan darle la vuelta a esta mala racha si no quieren verse sin opciones de clasificarse para la liguilla de semifinales mucho antes de lo que esperan. Calidad atesoran, ya lo demostraron en la última edición, pero les falta confianza. En cambio, Bengoetxea VI y Ander Imaz siguen sumando puntos, como hormigas.