Pelota

Oinatz Bengoetxea marca territorio

Bengoetxea VI ejecuta un saque ayer en Beasain. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Bengoetxea VI ejecuta un saque ayer en Beasain. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Levanta un 5-11 a Laso, eléctrico al inicio e impreciso de zurda al final

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

«Cuando nos hemos cansado, he sabido jugar mejor», confesó Oinatz Bengoetxea para explicar su victoria por 22-18 ante Unai Laso ayer en Beasain. El delantero de Leitza sigue adelante en la rama de Asegarce del Torneo San Fermín del cuatro y medio. Mikel Urrutikoetxea le espera el sábado en Muskiz, donde se decidirá el oponente de Aimar Olaizola en semifinales.

22 BENGOETXEA VI

18 LASO

Tiempo de juego:
47 minutos y 44 segundos.
Pelotazos a buena:
200.
Tantos de saque:
Bengoetxea VI, 1. Laso, 3.
Faltas de saque:
Bengoetxea VI, 0. Laso, 1.
Pasas del cuatro y medio:
Bengoetxea VI, 0. Laso, 0.
Tantos en juego:
Bengoetxea VI, 12. Laso, 12.
Tantos perdidos:
Bengoetxea VI, 3. Laso, 8.
Marcador:
1-0, 1-2, 2-2, 2-6, 4-6, 4-9, 5-9, 5-11, 10-11, 10-12, 15-12, 15-13, 17-13, 17-17, 20-17, 20-18 y 22-18.
Momios de salida:
doble a sencillo a favor de Oinatz Bengoetxea.
Incidencias:
unos 200 espectadores en el frontón Antzizar de Beasain. Tal y como han establecido Asegarce y Aspe para el Torneo San Fermín del cuatro y medio, jugaron sin botilleros.

Existían dudas sobre el rendimiento de un Bengoetxea VI ausente de las canchas desde el 3 de mayo por culpa de una fascitis plantar que le obligó a abrir un paréntesis médico tras meses de molesta pelea con la dolencia. «He jugado bien después de estar parado tanto tiempo y de completar un solo entrenamiento», indicó satisfecho con su rendimiento en una eliminatoria que se le puso cuesta arriba a los pocos minutos de comenzar.

Arrancó eléctrico Laso, en la buena línea exhibida una semana antes frente a Víctor en Zubiri. Movió al adversario a todas las esquinas y apuntilló con acierto, lo mismo en el ancho que en el txoko. Falto de rodaje, Bengoetxea VI trató de aguantar a base de defensa y pelea, cualidades inherentes a su ADN. No impidió, sin embargo, que el de Biskarreta, de 21 años, cobrara seis tantos de renta en el 5-11.

Los tantos eran cortos, rápidos. Laso llevaba tres de saque a esas alturas. Pese a que también cometió una falta en el 3-6, mandaba con autoridad sobre la cancha. Plantaba los pies en el suelo y dirigía a su conveniencia. Corría el adversario de derecha a izquierda en persecución de una pelota que circulaba lejos de su posición.

Cambio de autor

Pero Oinatz no es de los que da el brazo a torcer a las primeras de cambio. Ni a las segundas. Porfió. Su habilidad rematadora, anulada hasta entonces, emergió. Los pelotazos de zurda en busca del ancho cambiaron de autor. También las acciones de saque-remate. Y transformó el decorado. Encontró la luz donde antes veía únicamente sombras. Todo lo contrario que Laso.

La iniciativa permutó de manos de tal manera que Bengoetxea VI limó su desventaja a un tanto, 10-11. Y tras el primero de los dos descansos obligatorios, tomó la delantera en el electrónico en el 13-12. No la cedió hasta el final. Cuando Laso aprovechó su última tanda de remates para devolver el equilibrio en el 17-17, el leitzarra respondió con un sotamano de zurda al ancho.

Laso perdió parte de su gas y, además, precisión en la zurda, mano con la que cometió la mayoría de sus errores. Le traicionó su puntería hasta tal punto que perdió ocho pelotas, una de las razones principales de su derrota.

Solo cinco de los 38 tantos rebasaron la decena de pelotazos, dato revelador del tipo de juego desarrollado por los dos protagonistas: veloz y sin respiro. Acertaron bastante en el remate. Falló menos un Oinatz Bengoetxea al que la experiencia ayudó a firmar el triunfo, que se le ha negado con frecuencia estos últimos meses. De paso, a sus 33 años, marca territorio frente a un pelotari emergente que cuenta con el apoyo de la empresa a pesar de que ha preferido el concurso de Arteaga II para el San Fermín de parejas. Laso busca el aval de los resultados entre las figuras. De momento, toca esperar otra ocasión.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos