Pelota

Ninguno de los dos merecía perder

Altuna celebra un tanto ante el desconsuelo de Ezkurdia. / J. GARZARON
Altuna celebra un tanto ante el desconsuelo de Ezkurdia. / J. GARZARON

Altuna III supera a Ezkurdia para colarse por segundo año en la final del 7 de julio en el Labrit |

J.L.

«Ha sido un partido típico de hoy en día dentro de la jaula, de mucho ritmo. La decisión de Ezkurdia de seguir con mi pelota y el último fallo me han ayudado». Jokin Altuna recurrió de nuevo a la sinceridad para explicar su victoria sobre Joseba Ezkurdia en semifinales del Torneo San Fermín del cuatro y medio, ayer en Barañain. No fue un choque cualquiera. Lo corrobora esta frase de un espectador. «Ninguno de los dos merecía perder».

22 ALTUNA III

20 EZKURDIA2

Tiempo de juego:
53 minutos y 2 segundos.
Pelotazos a buena:
271.
Tantos de saque:
Altuna III, 4. Ezkurdia, 7.
Faltas de saque:
Altuna III, 1. Ezkurdia, 0.
Pasas del cuatro y medio:
Altuna III, 0. Ezkurdia, 0.
Tantos en juego:
Altuna III, 14. Ezkurdia, 10.
Tantos perdidos:
Altuna III, 2. Ezkurdia, 4.
Marcador:
2-0, 2-4, 6-4, 6-8, 7-8, 7-11, 9-11, 9-14, 10-14, 10-15, 19-15, 19-19, 21-19, 21-20 y 22-20.
Momios de salida:
100 a 70 a favor de Jokin Altuna. 50 a 100 por abajo.
Incidencias:
a tope el frontón de Barañain. Alrededor de 650 espectadores. Buen ambiente. Partido sin botilleros, tal y como han determinado Aspe y Asegarce para este torneo, al menos para las eliminatorias.

Le tocó a Joseba Ezkurdia, como hace poco más de mes y medio en semifinales del Manomanista, entonces en el Bizkaia de Bilbao. Aquel día acabaron 22-17. Aquel día, como ayer, el de Arbizu estuvo por delante, 17-15. Pero ni en la capital vizcaína ni en Barañain, pueblo muy próximo a Pamplona, se amilanó un Jokin Altuna capaz de encontrar soluciones a las ecuaciones que le plantean los rivales. Sobre la marcha. Entiende el juego. Ni siquiera necesitó la presencia de Ekaitz Saralegi, su botillero, para sobreponerse a las dificultades. Ha aprendido rápido. Y actúa con esa misma celeridad.

«He saltado a la cancha mentalizado para sufrir», reconoció el delantero de Amezketa. Me ha metido siete tantos de saque. He fallado al resto varios de ellos, quizá por la falta de preparación específica para la distancia». No bastaron para apearle del torneo.

El 7 de julio por la mañana, Altuna III acudirá por segundo año consecutivo al Labrit de Pamplona con la intención de sumar una victoria de prestigio que adorne su incipiente palmarés. Hace un año cayó frente a Olaizola II. Hoy conocerá si repite adversario o deberá cruzarse con Oinatz Bengoetxea, el pelotari contra el que cayó en su primera final del campeonato oficial del Cuatro y Medio. Hay que ganar a los grandes para ser uno de ellos.

Altuna III y Ezkurdia brindaron un partido titánico bajo un calor sofocante que no hizo mella en el juego de ambos. Sólido. El navarro, que parece otro desde su título en el Campeonato de Parejas, se apoyó en en el ritmo infernal que impuso y en cuatro de los siete tantos de saque conseguidos antes del descanso del tanto doce para cobrar ventajas: 7-11 y 9-14.

Decisión clave

Precisamente tras el 10-14 Altuna tomó una decisión que modificó la tendencia de la eliminatoria. Sacó del cestaño una pelota nueva. Curiosamente, cometió falta de saque con ella. Su derechazo botó detrás de la raya del cinco. Además del error, a Ezkurdia le gustó la pelota. Tras el 10-15 decidió seguir con ella en lugar de recuperar la que le había ido bien hasta entonces. Lo agradeció el campeón manomanista, protagonista a continuación de una tacada de nueve tantos que volteó el marcador: 19-15.

Dos tantos de saque, cuatro ganchos, una cortada, una pelota que metió en una pared izquierda complicada porque acostumbra a hacer extraños... Jokin Altuna tomó la iniciativa en esa fase. Tiró de clase para neutralizar la fuerza descomunal del contrincante. Desplazó la pelota a las esquinas y puso en dificultades a Ezkurdia. La tacada le dio vida en un campo lleno de minas que supo sortear cuando encontró el camino.

Una dejada al ancho de Ezkurdia cortó la racha. A sus 22 años, Altuna III ya ha aprendido que esos momentos son para sacrificarse, para aguantar, para buscar una nueva oportunidad. Defendió como los gatos cuando sacan las uñas. Mantuvo el tipo con el 19-19.

El amezketarra todavía guardaba un par de recursos. En el Bizkaia de Bilbao, con el ácido láctico a flor de pie, calcó varios saques. Ayer en Barañain firmó su cuarto tanto gracias al saque y, cómo no, un dos paredes. Volvió todavía Ezkurdia al 21-20. Pero estrelló bajo chapa su último derechazo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos