Pelota-Torneo Bankoa DV

El triplete doctora a Eneko Labaka

Eneko Labaka entra de volea en la final sénior en el frontón Aritzbatalde/J. Lusa
Eneko Labaka entra de volea en la final sénior en el frontón Aritzbatalde / J. Lusa

El albizturdarra, el mejor sobre la cancha, suma su tercer título al ganar con Endika Uriondo a Ioritz Egiguren y Oier Etxebarria

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA

Quizá Eneko Labaka no juegue nunca en profesionales. Asentado ya en la cooperativa Irizar, asegura que ya no le obsesiona el salto. Compagina el trabajo con la pelota, su pasión. Forma parte de una numerosa generación de delanteros en la que a otros de similar nivel al suyo las empresas les brindaron la oportunidad de fichar. Ahora, a sus 24 años, el albizturdarra parece ya mayor para que alguien se acuerde de él. Sin embargo, su clase continúa intacta. No parecía atravesar su mejor momento de juego. Corrigió esa sensación con el último tanto de la semifinal del Astelena. Y lo refrendó ayer con una final de notable en el Aritzbatalde de Zarautz.

Eneko Labaka figura con letras mayúsculas en la historia del Torneo Bankoa Crédit Agricole-DV tras imponerse 12-22 con Uriondo a Ioritz Egiguren y Oier Etxebarria, quienes tras verse rezagados 2-11 apenas ofrecieron síntomas de recuperación. Ni el delantero tolosarra tuvo las ideas claras ni el zaguero de Igorre exhibió pegada suficiente para variar el sentido del juego.

Mientras, el más veterano de los cuatro lograba su tercer título en esta competición, los tres de forma consecutiva: 2016 con Martinez, 2017 con Eskiroz y 2018 con Uriondo. Veremos si el de Gizaburuaga sigue los pasos de los dos anteriores y asciende de categoría en los próximos meses. Eneko Labaka iguala de esta manera al frente del ránking histórico a Eneko Yoldi, vencedor en 2008 con Cecilio, en 2010 con Gorrotxategi y en 2012 con Larunbe.

Triunfo y despedida

En su despedida de este torneo -no podrá participar en la próxima edición ya que con 25 años rebasará la barrera de edad que establece el reglamento-, Eneko Labaka se doctoró con una demostración evidente de su personalidad como pelotari. Presente desde el primer tanto, no esquivó problemas sino que los afrontó de uno en uno, prestó ayuda a su zaguero cuando la situación lo requería y, sobre todo, atrajo el juego a su terreno. Buscó con insistencia a Ioritz Egiguren para crear ventajas y, una vez presentada la ocasión propicia, lanzarse al remate. Tiró de repertorio. Porque lo posee: ganchos con velocidad, ganchos basados en la técnica, voleas rápidas, paradas en el txoko, cortadas con ambas manos, una dejada con efecto al pique, otra de sotamano con la que engañó por completo al delantero contrario, una dos paredes... De todo, como en botica.

12 Ioritz Egiguren - Oier Etxebarria

22 Eneko Labaka - Uriondo

Tiempo de juego:
49 minutos y 24 segundos.
Pelotazos a buena:
483.
Tantos de saque:
Ioritz Egiguren, 4. Eneko Labaka, 2.
Faltas de saque:
Ioritz Egiguren, 0. Eneko Labaka, 0.
Tantos en juego:
Ioritz Egiguren, 3. Oier Etxebarria, 0. Eneko Labaka, 12. Uriondo, 1.
Tantos perdidos:
Ioritz Egiguren, 6. Oier Etxebarria, 1. Eneko Labaka, 2. Uriondo, 3.
Marcador
: 0-3, 2-3, 2-11, 7-11, 7-13, 8-13, 8-17, 12-17 y 12-22.
Botilleros
: Mikel García asesoró a Ioritz Egiguren y Oier Etxebarria, mientras que otro vizcaíno, Ander Urberuaga, acompañó a Eneko Labaka y a su pupilo Endika Uriondo.
Incidencias
: lanzó al aire la chapa para decidir el primer saque Eneko Silva, uno de los dos directores territoriales en Gipuzkoa de Bankoa Crédit Agricole.

Añadió a su faceta ofensiva una defensa sin fisuras. Rápido de piernas y también intuitivo, llega lo mismo al ancho que al txoko. Si encuentra ocasión de contraatacar, lo hace. De lo contrario, despeja la pelota para restablecer el orden. Elige bien.

Condujo el volante del juego. Fue además uno de los causantes de los errores de precipitación de Ioritz Egiguren, a quien pudieron sus ganas. El tolosarra no supo liberarse de la presión a la que le sometió Eneko Labaka. También pagó sus dificultades, habituales, a la hora de culminar las jugadas. No es su punto fuerte.

El mayor peligro de Ioritz Egiguren vino, como casi siempre, a través de su saque, principalmente en la reacción entre el 2-11 y el 8-13. Añadió dirección a la velocidad. Por abajo, al ancho, algunos tocando la pared izquierda para evitar el resto de Labaka... Sin embargo, hace falta más que firmar cuatro tantos de saque para doblegar a Eneko. Bastante más.

El duelo particular entre los dos zagueros vizcaínos acabó en tablas. Pegó algo más Uriondo de derecha, falló menos Oier Etxebarria... pero lo comido por lo servido. Quizá se esperaba más del manista de Igorre, cuyo debut anuncia Aspe para el domingo 6 de enero en el Astelena de Eibar. Participará en el Campeonato Promoción de Parejas junto a Elordi. Seguro, trabaja mucho, coge altura en el frontis... Su postura de derecha no engancha porque hace un movimiento extraño de brazo y muñeca a la hora de golpear la pelota.

Las notas

Ioritz Egiguren
4 Acelerado. El saque volvió a ser su mejor argumento. Pecó de precipitación. Eneko Labaka le buscó
Oier Etxebarria
5 Correcto. Es la palabra que mejor le define. Falló una sola pelota, pero no dominó lo suficiente.
Eneko Labaka
8 La figura. Dejó la sensación de que juega en una liga distinta a la de los otros tres pelotaris. Vivo y certero.
Uriondo
5 Suficiente. Mantuvo a raya a Oier Etxebarria y pegó algún derechazo suelto. Debe mejorar la zurda.

Apuntaba Oier Etxebarria en los días previos a la final que «no he ganado nunca a Eneko Labaka. Creo que no». Lo ocurrido sobre la cancha del Aritzbatalde explicó el porqué. Su derecha no fabricó superioridad suficiente para arrebatar la iniciativa a Labaka, auténtico director de orquesta de la final. Rezaba lo siguiente una de las pancartas colocadas en el rebote: «Aupa Eneko, Albiztur 3. bila». Ya tienen la tercera txapela en el pueblo.

Pelota-Torneo Bankoa DV