Pelota

A eso se le llama ganarse el sueldo

Aimar Olaizola arma el brazo para golpear de derecha ayer en el Jostaldi de Hondarribia. Al fondo, Ander Imaz y Jon Ander Albisu. / LUSA
Aimar Olaizola arma el brazo para golpear de derecha ayer en el Jostaldi de Hondarribia. Al fondo, Ander Imaz y Jon Ander Albisu. / LUSA

Olaizola II y Ander Imaz pueden con Bengoetxea VI y Albisu en el Jostaldi | Fue un partido durísimo que duró 67 minutos y se dieron a buena casi 600 pelotazos, parecía de campeonato

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN HONDARRIBIA.

Aimar Olaizola y Ander Imaz respiraron ayer cuando el goizuetarra cruzó un gancho, el definitivo, el que les daba la victoria frente a Oinatz Bengoetxea y Jon Ander Albisu en el Jostaldi de Hondarribia. Los cuatro pelotaris dieron todo lo que tenían sobre la cancha. Desde el inicio hasta el final. Se ganaron el sueldo con creces. Fue un partido durísimo, parecía de campeonato. Se alargó por espacio de 67 minutos y se cruzaron a buena la friolera de 598 pelotazos. Una barbaridad para un simple duelo veraniego. Basta un dato para explicarlo. En el último tanto, sí, el último, se dieron 46 pelotazos a buena antes de que el goizuetarra decidiera. Pero hubo también otro de 43, el 21-13, otro de 38, otro de 37, otro de 33 y varios que superaron con creces la veintena. Nadie dio su brazo a torcer a pesar del cansancio.

22 OLAIZOLA II IMAZ

18 BENGOETXEA VI ALBISU

Tiempo de juego:
67 minutos y 32 segundos.
Pelotazos a buena:
598.
Tantos de saque:
Olaizola, 1. Bengoetxea, 2.
Faltas de saque:
Olaizola, 0. Bengoetxea, 0.
Tantos en juego:
Olaizola, 9. Imaz, 3. Bengoetxea, 11. Albisu, 2.
Tantos perdidos:
Olaizola , 3. Imaz, 0. Bengoetxea, 7. Albisu, 2.
Marcador:
1-0, 1-3, 4-3, 4-4, 5-4, 5-5, 6-5, 6-7, 10-7, 10-11, 11-11, 11-13, 14-13, 14-14, 18-14, 18-16, 21-16, 21-18 y 22-18.
Momios de salida:
100 a 90 a favor de Olaizola II e Imaz. 70 a 100 por abajo.
Incidencias:
bonita entrada en el frontón Jostaldi de Hondarribia. 400 personas. Calor, mucho calor. Abanicos en las gradas. El festival comenzó con media hora de retraso. Asegarce anunció su inicio a las 17.30 y en el programa de fiestas figuraba a las 18.00. Al no ser televisado, no hubo descansos obligatorios en los tantos 12 y 18.

Olaizola II consiguió su tercera victoria consecutiva en cuatro días. El goizuetarra no acusó el trote que lleva encima y se empleó en defensa como si le fuera la vida en ello. Además, estuvo certero cuando tuvo ocasión de apuntillar. Todo eso y más le hizo falta para doblegar a un Bengotxea VI que se presentaba con ganas de reivindicarse. Tras quedarse fuera de todos los torneos veraniegos -solo participó en San Fermín y por lesión de Urrutikoetxea- y de penar por frontones inusuales y en festivales de segunda fila, el leitzarra demostró que sigue siendo muy competitivo. Una vez más. Plantó cara a Aimar y le superó por momentos. Su exceso de ganas le llevó a cometer varios fallos, pero aún así dejó claro que su empresa no puede permitirse tenerle más tiempo en el olvido.

Si precioso fue el duelo adelante entre Aimar y Oinatz, con remates espectaculares, no menos vistoso y apasionante fue el combate que disputaron atrás Ander Imaz y Jon Ander Albisu. Los dos zagueros guipuzcoanos se pegaron una auténtica paliza. El oiartzuarra, además de cubrir mucha cancha y de arrimar con criterio la pelota a la pared, fue un muro en el que se estrellaron los brillantes derechazos del ataundarra. Lo devolvió todo salvo una pelota en el txoko que pegó en la txapa en una posición muy difícil. Ningún error en su tarjeta de presentación.

Dos cometió Albisu -una pelota que se le quedó corta en el 5-4 y otra que se le cayó de zurda en el 18-14-, pero dio una gran imagen. Le soltó a la pelota con ganas. Nos quedamos con el soberbio sopapo que protagonizó con la derecha en el 11-12 y la dejada al txoko de zurda en el 10-8. No era nada fácil porque le pelota le vino al cuerpo. Chapeau merecido también para él.

El partido fue muy igualado, ninguna pareja conseguía despegarse en el marcador. Se produjeron nueve empates hasta el 14-14. Aimar y Ander Imaz se marcharon gracias a una tacada de cuatro tantos consecutivos 18-14 y 21-16. Parecía que todo estaba decidido, pero no. Ni Oinatz ni Albisu estaban dispuestos a tirar la toalla. Preferían morir matando. Acortaron la desventaja hasta el 21-18, pero, para su desgracia, ya no pudieron hacer ningún tanto más. Aimar Olaizola decidió con un gancho marca de la casa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos