Pelota

Jokin Altuna confiesa que «cada día me duele menos» la lumbalgia

Altuna III, de rojo ayer en la presentación de Vitoria, entre Rezusta, Olaizola II y Albisu. /IGOR AIZPURU
Altuna III, de rojo ayer en la presentación de Vitoria, entre Rezusta, Olaizola II y Albisu. / IGOR AIZPURU

Considera prematuro afirmar que estará listo para reaparecer el domingo | «Pasé tres días malos y ahora descanso mejor, pero de momento sigo sin poder hacer ejercicio», señala el campeón manomanista

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA

«Voy todos los días al fisioterapeuta, a Tolosa, y me encuentro mejor. Pero todavía es temprano para decir si estaré o no listo para disputar la eliminatoria del Torneo Bizkaia el domingo en Barakaldo», asegura Jokin Altuna, protagonista ayer en la presentación de la feria de Vitoria, en la que el campeón manomanista desempeñará un doble papel: disputará la revancha de la final manomanista contra Aimar Olaizola e intervendrá en el Torneo de La Blanca. Convalece de la lumbalgia que le obligó a suspender su primer partido del Torneo San Fermín el pasado martes. Lleva una semanas en el dique seco. Le diagonistaron entre ocho y quince días de baja.

«Cada día me duele menos». Es el mensaje optimista de Altuna III, quien reconoce que «lo pasé mal los tres primeros desde la lesión. Como el dolor prácticamente ha desaparecido, descanso mejor. Todavía no puedo hacer ejercicio. De momento me limito a tomar masaje. Me quedan un par de inyecciones para completar el tratamiento».

«Cinco partidos en seis días»

«No he empezado aún a hacer deporte y me aburro», añade el delantero de Amezketa. «Habituado a entrenarme a diario, no me siento cómodo con esta situación. Como no me desgasto físicamente, tengo menos hambre».

La resonancia descartó que tenga afectadas las vértebras y los discos, lo cual alivió al pelotari. Preocupa a Altuna III el trote que le espera la semana próxima, así como durante todo el verano. «El médico me dijo que el mayor riesgo de la lumbalgia es una posible recaída. Por eso, tengo que regresar bien a las canchas. A partir del domingo me han programado cinco partidos en seis días. Después me esperan más compromisos. Hay que actuar con cuidado». Insiste en la conveniencia de esperar unos días más para fijar la fecha de la reaparición.

Aspe le anuncia el domingo en Barakaldo y el lunes en Errenteria. Tiene libre el martes y a partir del miércoles afrontará, si está bien, tres compromisos consecutivos: en Vitoria el miércoles 25, en Ordizia el jueves 26 y en Amezketa, su pueblo, el viernes 27. En caso de que su equipo venciera este domingo en la eliminatoria del Torneo Bizkaia de Barakaldo, repetiría el 29 en Zeanuri. Y debería cerrar julio en Azpeitia, el martes 31 por la noche.

En el horizonte aparece la feria de La Blanca, donde ha brillado con luz propia las dos últimas ediciones. Ganó el torneo de parejas de 2016 junto a Zabaleta y repitió en 2017 con Merino II. «Los años anteriores me ha salido bien. Acude mucha gente al Ogueta y me gusta esta feria». Recupera la compañía de Zabaleta para formar una pareja temible.

También le motiva la revancha de la final manomanista contra «un pelotari histórico» como Aimar Olaizola. Va a ser la primera vez que disputa un mano a mano en toda la cancha en pleno verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos