Pelota

Jaula navarra, final guipuzcoana

Iñaki Artola ataca de derecha a Joanes Bakaikoa ayer en Barañain. / CALLEJA
Iñaki Artola ataca de derecha a Joanes Bakaikoa ayer en Barañain. / CALLEJA

Artola impone su juego y su físico sobre Bakaikoa para sellar su pase al partido que le enfrentará a Altuna III el domingo 7 de julio en el Labrit

J.L.SAN SEBASTIÁN.

Dos guipuzcoanos, Jokin Altuna e Iñaki Artola, saltarán a la cancha del Labrit de Pamplona el domingo 7 de julio por la mañana para disputar la final del Torneo San Fermín del cuatro y medio. Si el amezketarra selló el pasaporte la noche del viernes en Sopela al derrotar 19-22 a Joseba Ezkurdia en una excelente semifinal, Iñaki Artola se subió al mismo autobús ayer en Barañain gracias a su triunfo por 22-9 frente a Joanes Bakaikoa, inferior en pegada y en fondo físico.

Ese partido tan querido por los pelotaris navarros tendrá este año un ganador guipuzcoano. Por primera vez desde que arrancó en 1999 como campeonato navarro de la distancia. Por primera vez desde que Asegarce y Aspe abireron el abanico a manistas de otros territorios en 2016. De hecho, ya tuvo un ganador foráneo en la figura de Mikel Urrutikoetxea, precisamente ese año. Los navarros recuperaron el dominio en 2017 con Olaizola II y en 2018 con Bengoetxea VI. Esta vez, sin embargo, el trofeo vendrá a Gipuzkoa, concretamente a Tolosaldea.

Artola confirmó ante Bakaikoa el poderío exhibido frente a dos figuras como Urrutikoetxea y Bengoetxea VI. Empezó con alguna duda en el debut frente a Agirre. Después ha demostrado ser el mejor especialista de Baiko en estos momentos.

Un inicio duro que incluyó un tanto de 31 pelotazos y otro de 28 pasó factura a Bakaikoa, que aguantó e incluso llegó a adelantarse 6-8. Solo pudo sumar un tanto más. Artola le jugó con insistencia a los pies para castigar y desgastar su defensa. Las piernas del delantero de Etxarri pesaban más a medida que avanzaba el juego.

En el segundo descanso obligatorio, con 18-9 y el partido visto para sentencia, el de Etxarri salió fuera del frontón en busca de aire. Ya no era el mismo que al inicio. Tampoco aquel capaz de eliminar a Olaizola II el pasado domingo en Beasain. El calor y la humedad le pasaron factura.

También el ritmo impuesto por un Iñaki Artola que comienza bien el verano. Le anunciaban en el comienzo de la feria sanferminera el próximo sábado en el Labrit. Deberán cambiarle para que esté lo más entero posible la mañana siguiente. Tampoco le han incluido en el torneo de parejas, pero se ha deshecho con autoridad de dos delanteros titulares, Urrutikoetxea y Bengoetxea VI. Datos a tener en consideración.

«Altuna, el último que quería»

«Altuna III es el último rival que quería en la final», manifestó tras una victoria en la que confirmó la eficacia de su saque. No por los dos que firmó directos, número moderado, sino por los ocho de saque-remate que acumuló ante la desesperación de Bakaikoa.

Avanzó el de Alegia por tacadas. Primero una de cinco para situarse 5-1. Luego una de siete mediado el encuentro para remontar del 6-8 al 13-8. Y por último una de nueve, del 13-9 al 22-9 para dejar el torneo sin navarros y celebrar su regreso a una final individual. Jugó la anterior, correspondiente al Cuatro y Medio Promoción, en noviembre de 2014. Contra Jokin Altuna. Han transcurrido cuatro años y medio en los que la progresión de uno y otro es indudable, aunque los ritmos no hayan sido iguales. Ahora bien, siguen siendo jóvenes. Aquella vez, por cierto, ganó Artola.

Más