Pelota

Jaka sale a flote después de sufrir una barbaridad

Jaka devuelve de zurda una pelota anoche en Azpeitia. / MORQUECHO
Jaka devuelve de zurda una pelota anoche en Azpeitia. / MORQUECHO

El lizartzarra supera a Víctor en un partido con dos caras bien distintas | Logra el primer punto de la liguilla de cuartos del Cuatro y Medio en el grupo A tras ser baja por lesión en la última edición

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Erik Jaka ya sabe lo que es ganar un partido en la liguilla de cuartos del Campeonato del Cuatro y Medio de Primera. El lizartzarra no pudo sentir esas sensaciones el año pasado al lesionarse durante un entrenamiento previo y se vio obligado a dejar su puesto a Julen Retegi. Ahora saborea lo que se siente después de superar a Víctor en un duelo sin control en el que el manista guipuzcoano se vino arriba después de una primera parte de no muy grato recuerdo. Jaka consigue el primer punto del grupo A y esperará a ver qué sucede el lunes en Tolosa entre Altuna III y Pello Etxeberria para comenzar a pensar en cotas más altas.

14 VÍCTOR

22 JAKA

Tiempo de juego:
46 minutos y 20 segundos.
Pelotazos a buena:
233.
Tantos de saque:
Víctor, 2. Jaka, 4.
Faltas de saque:
Víctor, 0. Jaka, 0.
Pasas del cuatro y medio:
Víctor, 0. Jaka, 0.
Tantos en juego:
Víctor, 5. Jaka, 11.
Tantos perdidos:
Víctor, 7. Jaka, 7.
Marcador:
3-0, 3-1, 5-1, 5-2, 8-2, 8-4, 9-4, 9-9, 10-9, 10-18, 11-18, 11-20, 12-20, 12-21, 14-21 y 14-22.
Momios de salida:
a favor de Jaka. 80 a 100 por abajo.
Incidencias:
discreta entrada en el Izarraitz de Azpeitia. 400 personas.

A nadie sorprendió el comienzo del partido del Izarraitz. Dos pelotaris desbocados, con el único objetivo de acabar el tanto cuanto antes. Prisas y más prisas. Siempre son malas consejeras. Y fue Víctor quien mejores réditos sacó ya que a Jaka se le atragantaban los tantos. No encontraba su sitio en la cancha el lizartzarra, se vendía una y otra vez y el riojano lo aprovechaba. Para el 9-4 Jaka había cometido cinco errores claros. El riojano sumaba tantos uno tras otro sin hacer nada fuera de lo común. Simplemente poner la pelota en el frontis y esperar el fallo del contrario o la pelota servida. Del 3-0 inicial se pasó al 5-1 y de ahí al 8-2 y 9-4.

En ese momento a Jaka se le encendió la bombilla. El partido se le estaba yendo de las manos sin apenas enterarse. La diferencia no era tan grande en la cancha, pero los errores le condenaban. No tenía botillero, pero pareció que alguien le aconsejó para que cambiase radicalmente su forma de juego. Dicho y hecho.

El delantero de Lizartza se amarró los machos y fue directamente a por Víctor. A pecho descubierto, sin miedo alguno. No quedaba otra. O arriesgar o morir en la orilla. Cinco tantos de tacada y primer empate en el luminoso (9-9). Las tornas habían cambiado. Ahora quien estaba desquiciado era Víctor, incapaz de contener sus nervios. El de Ezcaray era una sombra del que comenzó el partido.

Desapareció la sonrisa de su cara en cuestión de minutos. Jaka aprovechó sus dudas para poner el duelo a su favor (10-18) con otra tacada de nueve tantos. Víctor trató de maquillar el resultado porque el tanteo tiene su importancia, pero la diferencia en la cancha era más que evidente. Uno crecido y el otro hundido. Uno sonríe y el otro se desespera. Así es la pelota.

Artola y Laso, hoy en el Burunda de Altsasu

Iñaki Artola y Unai Laso dan inicio esta tarde (ETB1-18.00) en el frontón Burunda de Altsasu a las hostilidades dentro del grupo B de la liguilla de cuartos. Ambos solventaron sus compromisos de octavos con apuros. El alegiarra tuvo que emplearse a fondo para superar (22-20) a Pello Etxeberria el lunes en el Beotibar de Tolosa, donde minutos después el de Biskarreta dejó en la cuneta a Danel Elezkano, a quien ganó por 17-22. Artola se sobrepuso a un inicio dubitativo, pero cuando empezó a jugar a bote encontró la fórmula de encarrilar la eliminatoria a su favor. El debutante Laso, tras un mes en el dique seco, dio su mejor versión y sorprendió al de Zaramato. Hoy se espera un duelo duro y vibrante entre dos pelotaris que garantizan trabajo en la cancha.