Pelota

Irribarria prefería el anterior suelo del Astelena

Irribarria y el intendente Apezetxea, ayer en el Astelena./MORQUECHO
Irribarria y el intendente Apezetxea, ayer en el Astelena. / MORQUECHO

Víctor, en cambio, señala que «me gusta cómo ha quedado» tras el pulido Martin Alustiza, el seleccionador, cree que «la pelota resbala más y quizá he puesto menos material que otras veces»

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA

José Ávalos, antiguo canchero y juez del Astelena de Eibar, pone la nota discordante en las opiniones sobre el recién pulido suelo del frontón, a estrenar el domingo con ocasión de la eliminatoria de octavos de final del Manomanista entre Víctor e Irribarria. Contesta sin remilgos: «No me gusta. A mí dame el de losas de piedra, el antiguo, el que retiraron en 2001. Si llegan a pulir aquel como han hecho con este, habría quedado de maravilla. Todavía guardo una losa de aquellas al lado del vestuario para botar las pelotas».

A Víctor le gusta el nuevo suelo, Irribarria prefería el anterior, el seleccionador de material Martin Alustiza lo ve distinto y quiere ver en acción a los pelotaris para obrar en consecuencia en el futuro, el intendente Jon Apezetxea entiende que tocará rebajar el material... Pero nadie habla con la rotundidad de Ávalos.

Material Astelena de Eibar

Víctor
, primero en elegir, opta por pelotas de 105 y 104.4 gramos, ligeras en comparación con las de su oponente.
Irribarria
separa una de 106.8 -el límite está en 107- y otra de 105.4. Pesadas en comparación con las del riojano.

«¿A quién se parece este Astelena? No es fácil compararlo con otro frontón», apunta Alustiza. «Posee un frontis muy vivo y eso lo hace diferente del resto. Ahora, la pelota resbala más y no coge tanto bote. Quizá he puesto menos material que otras veces, pero quiero ver su respuesta el domingo».

De hecho, en los próximos días el seleccionador deberá preparar los lotes para las semifinales del Bizkaia y del Astelena. Sin embargo, la cautela le ha llevado a aplazar esa labor hasta comprobar de primera mano cómo se comportan las pelotas el domingo sobre este suelo, retocado entre finales de marzo y primeros de abril. «Me han dicho que lo han rebajado cinco milímetros. Es mucho», añade el exmanista de Segura.

Ha perdido oscuridad a consecuencia del trabajo realizado por operarios de la empresa donostiarra Landa e Imaz, especialista en estas labores. Nada más entrar al recinto llama la atención su mayor claridad respecto a cómo estaba antes. Contribuye a ello que el pulido deja a la vista en algunos puntos el blanco de la piedra existente bajo la capa de asfalto.

También los pelotaris, principales afectados, hablan de las nuevas condiciones del suelo, modificado por el problema de que gastaba mucho las pelotas y porque algunos pelotaris de Aspe preferían unas condiciones similares a las existentes ya en otros frontones, no tan diferentes a las que ofrecía el Astelena.

Ensayo con Elezkano II

A tenor de sus declaraciones, no parece que Iker Irribarria sea de quienes querían el cambio. «Este mes ya había realizado unos entrenamientos en este frontón -aprovechó la elección de ayer para ensayar con Elezkano II- y conocía cómo ha quedado el suelo. Ha cambiado. Es más rápido y más brillante. Para mí, el anterior era mejor para mis condiciones, más tranquilo, con un bote natural. Eso no quiere decir que no vaya a hacer daño en el actual».

Víctor, que pisaba por primera vez el remozado pavimento y peloteó un rato con su técnico de Baiko Rubén Beloki, entiende que «se nota mucha diferencia entre el anterior y este. Me gusta cómo ha quedado. Está mejor. Ahora es más regular. Pienso que se han corregido los extraños que hacía anteriormente, sobre todo en la parte delantera. De todas maneras, el Astelena es el más peculiar de los frontones clásicos, distinto a los demás. El frontis sigue igual y su irregularidad provoca que la pelota salte con mayor o menor altura en función del punto donde golpee. Sucede lo mismo con la pared izquierda».

Tanto el de Arama como el de Ezcaray aprobaron el material. «Tengo pelota con salida de frontis y tranquila en el suelo», reconoció Irribarria, quien se muestra «con ganas» para el Manomanista. «Llego con buenas sensaciones, mejores que el pasado año. No me duele nada».

Víctor señaló que «me han gustado las pelotas. Son buenas. Iker ha cogido una similar a las dos mías y otra más tranquila. Espero que aguanten y conserven la chispa hasta el final del partido. Me viene bien el material con un poco más de brillo para intentar hacer mi juego».

Rezusta, con Altuna III

Al igual que en Eibar, ni Beñat Rezusta ni Peio Etxeberria pusieron pegas a las pelotas que encontraron unas horas después en el Aitzuri de Zumaia, donde el lunes buscarán el billete para cuartos de final. El zaguero de Bergara, que afronta su debut en la presente edición, completó una exigente sesión previa de entrenamiento con Jokin Altuna, sparring de campanillas. El oiartzuarra Andoni Ugalde, inmerso en el Manomanista Promoción, alternó con el delantero de Zenotz, que viene de superar a Javier Zabala en la previa y a Asier Agirre.

Material Aitzuri de Zumaia

Rezusta
escoge dos de 105.4 y 104.9 con las que pretende tener lejos del frontis al contrario.
Peio Etxeberria
, que persigue «llevar el juego adelante», selecciona las de 106 y 105.9.

«He completado varios entrenamientos y he tenido de todo», confiesa Rezusta. «Me he encontrado mejor en unos que en otros, por ejemplo con el juego de aire, pero es normal. Entre hoy y el lunes, seguramente dedicaré otro día a ensayar el saque. ¿Dónde restaré? Creo que tocará ir adelante. No digo que a todas, pero sí a muchas».