Si gana Irribarria, será la cuarta final seguida con un guipuzcoano

La victoria de Iker Irribarria mañana en el Astelena de Eibar supondría ampliar la racha de presencia guipuzcoana en las finales de las tres grandes competiciones. Sería la cuarta consecutiva en el Manomanista (Irribarria en 2016 y 2017 más Altuna III en 2018, resueltas con dos txapelas). Pero a su vez se convertiría en la undécima seguida si junto a la competición reina computamos el Campeonato de Parejas (cuatro con Rezusta en 2016, Irribarria y Rezusta juntos en 2017, Rezusta en 2018 y de nuevo Rezusta e Irribarria, pero como rivales, en 2019) y el Cuatro y Medio (Altuna III ha encadenado tres entre 2016 y 2018).

Por lo tanto, el zurdo de Arama se encuentra también a las puertas de su quinta final de Primera, marca importante para un pelotari de su juventud, 22 años. De momento suma dos del Manomanista y dos del Parejas. Está igualado a cuatro con Altuna III, que almacena tres del Cuatro y Medio y una del Manomanista.