Pelota

«Me encontré vacas y corzos en mitad de la carretera»

Jokin Altuna fue el más solicitado por los pelotazales ayer en Sunbilla. A la derecha, Jaunarena. / ALBERDI
Jokin Altuna fue el más solicitado por los pelotazales ayer en Sunbilla. A la derecha, Jaunarena. / ALBERDI

Altuna III llegó de Covaleda a casa a las cinco de la mañana y durmió poco antes de jugar en Sunbilla

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

Los 829 kilómetros recorridos en automóvil entre el viernes y el domingo han deparado algún que otro sobresalto a Jokin Altuna. Relata así lo que le ocurrió la madrugada de ayer cuando volvía de Covaleda a Amezketa después de jugar de noche en Covaleda. «Iba con las luces cortas y justo en el momento de poner las largas me encontré con una vaca en medio de la carretera. Me miraba fijamente. Menos mal que las encendí en ese momento. De lo contrario, no sé si me habría dado tiempo a detenerme. No quité más las largas. En la general que va de Covaleda a Logroño me crucé con unas ocho o nueve vacas que campaban a sus anchas y con algún que otro corzo».

También José Javier Zabaleta, otro de los protagonistas del estelar de Covaleda, halló 'obstáculos' en el camino: «Una vaca estaba tumbada en mitad de la carretera. Pasé por la misma ruta que Jokin. Tengo entendido que los animales bajan a la carretera las noches posteriores a los días que hace mucho calor. Hay que conducir con cuidado».

Altuna III regresaba con Erostarbe de copiloto. «Me acompañó hasta Zizur porque había dejado allí su coche antes de que le recogiera Julen Retegi e hicieran juntos el viaje de ida. Llegué a casa a las cinco de la mañana. Pasamos un puerto de casi 1.800 metros de altitud».

El problema de Altuna III era que no disponía del domingo para descansar. Por la tarde, a las cinco jugaba de nuevo en Sunbilla. Segundo compromiso en menos de veinticuatro horas. «No he podido dormir bien. Me desvelaba. Tampoco he podido mantener los hábitos de un día normal de partido. Me he levantado, he dado una pequeña vuelta y he comido temprano porque me gusta llegar pronto al frontón. Para las tres de la tarde ya estaba en Sunbilla».

Se le notó cansado en su apurada derrota 20-22 con Martija, de nuevo seguro salvo en las dos pelotas que perdió de derecha en la recta final, ante Ezkurdia y Zabaleta, fresco de pegada y que no pareció acusar el trote de la última semana. «Me sentía pesado a la hora de moverme», confesó Jokin Altuna. «En cambio, me he encontrado bien de juego y de confianza. Creo que hemos hecho bastante sobre la cancha y que la gente ha salido contenta del frontón».

Altuna III venía de causar otra vez una magnífica impresión en Covaleda, donde firmó doce tantos de jugada más dos de saque en su victoria con Zabaleta frente a Olaizola II y Albisu por 22-16. Retrasados 1-6, 2-7 y 6-10, la pareja de Aspe se adueñó de la cancha en cuanto calentó motores. Se marcharon directos del 6-10 al 15-10.

El encuentro de Sunbilla destacó por el equilibrio en el marcador. La mayor diferencia fue de cuatro tantos, el 15-19 favorable a Ezkurdia y Zabaleta. No cedieron Altuna III y Martija, que porfiaron hasta el final. ¡Ay si el último gancho de Jokin no se escapa a la línea de contracancha! Amenazaba con el 21-21.

Más

 

Fotos

Vídeos