Pelota

Patri Espinar: «Voy a Larraul a entrenarme porque no nos dejan un frontón en Donostia»

Patri Espinar, ayer en los frontones de Oteiza en Azkoitia. / MIKEL FRAILE
Patri Espinar, ayer en los frontones de Oteiza en Azkoitia. / MIKEL FRAILE

La vizcaína, que vive en San Sebastián, jugará el domingo la final del Emakume Master Cup | «Somos cinco pelotaris y solo podemos ir por las mañanas al del Antiguo porque es cuando está libre»

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA AZKOITIA.

Nadie podrá decir que Patri Espinar (Usansolo, 33 años) ha alcanzado la final de Primera del Emakume Master Cup del cuatro y medio porque ha encontrado facilidades en San Sebastián, donde reside «desde hace cuatro o cinco meses. Anteriormente viví ocho años en Hernani».

La propia pelotari relata que «el Patronato nos dice que no hay ningún frontón libre en la ciudad. Hasta esta temporada íbamos al de Añorga, donde el club del barrio nos daba permiso para utilizar el recinto dos horas durante un día de la semana. Hemos tenido que buscar otra solución y he hecho tres solicitudes a los responsables municipales, pero no hay respuesta afirmativa».

Patri Espinar se ha visto obligada a encontrar alguna solución fuera de horas acordes a pelotaris que no se dedican de forma profesional a este deporte. «Somos un grupo de cuatro o cinco manistas formado por Amaia Vicario, Ane Arteaga -hermana del lasartearra Axier, profesional de Asegarce-, Ainhoa Urien -abadiñotarra afincada también en Donostia-, un chico llamado Kepa y yo. Nos juntamos en el frontón del Antiguo los martes y los jueves por la mañana... porque no está libre ningún día por las tardes».

Para afinar su puesta a punto, Espinar ha encontrado otra solución fuera de la ciudad. «Voy a Larraul a entrenarme porque no nos dejan ningún frontón en Donostia. Tengo una buena amistad con el manista Iñaki Esnal, con quien he coincidido en la selección de Euskal Herria. Vive en Larraul y hacemos juntos algunos ensayos».

La cuadrilla de mujeres manistas que se reúne en el frontón del Antiguo forma parte del club Plaza Emakumeak, de reciente creación. «Estamos por un lado el grupo de Donostia y por otro, el de Azpeitia, más nutrido que el nuestro y del que forman parte manistas de diversos pueblos de la comarca del Urola: Azpeitia, Azkoitia, Zestoa, Arroa... Todas formamos parte del Plaza Emakumeak».

Licenciada en IVEF, Patri Espinar juega a pelota mientras trata de abrirse hueco en el mercado laboral. «Soy profesora. En la actualidad me dedico a dar cursillos relacionados con el deporte y también con la aventura».

Con Ibai Zabala, Iza...

Sus inicios en la pelota se remontan a Usansolo, su localidad natal, donde «jugué a mano desde los 10 a los 17 años. Competía con los niños de mi edad en campeonatos y torneos de Bizkaia. He coincidido con Ibai Zabala, Iñaki Iza, Hodei Beobide, Mikel González, Mikel García, López... Varios de ellos han sido profesionales. De hecho, Zabala sigue en las filas de Asegarce. A pala empecé más tarde, con 19 años».

Patri Espinar está lista para su primera final del Emakume Master Cup del cuatro y medio, a la que ha llegado en su estreno en esta distancia. «Falté a la edición del pasado año porque estaba en Colombia, en el Mundial de one wall. Antes, había jugado dentro del cuatro y medio como cadete en el torneo de Berriz. Después, nada. Durante este torneo he funcionado en base a sensaciones. Me he encontrado bien y pienso que he ido a más». Jugará contra Olatz Arrizabalaga, «con quien he sido rival muchas veces y compañera en el torneo de Bergara».

Ha eliminado a aspirantes firmes a la txapela como Leire Etxaniz, defensora del título, Maider Mendizabal y Maite Ruiz de Larramendi, con quien se cruzó en semifinales. «El partido contra Leire Etxaniz fue como una final para mí». Coincidieron en cuartos de final en un grupo del que también formaba parte Maider Mendizabal, subcampeona de 2017, y que solo concedía una plaza directa para semifinales.

Más

 

Fotos

Vídeos