Pala

Ejemplos de superación

Ilusión. Jurdan Arakistain, Beñat Lizaso y Jesús Mari Matarranz, en el Aquarium. / SARA SANTOS
Ilusión. Jurdan Arakistain, Beñat Lizaso y Jesús Mari Matarranz, en el Aquarium. / SARA SANTOS

El lasartearra Jesús Mari Matarranz y el donostiarra Beñat Lizaso van a por todas en el Master Cup de pelota adaptada que arranca hoy en Zarautz

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

Jesús Mari Matarranz y Beñat Lizaso son dos de los 24 deportistas que hoy a las 11.00 y a las 16.00 en el Aritzbatalde de Zarautz y mañana a las 12.00 en Legazpi tomarán parte en la primera edición del Master Cup de pelota adaptada para discapacitados físicos e intelectuales, pionero en Euskadi. El objetivo de la iniciativa es fomentar la práctica del deporte entre estas personas, una válvula de escape que les ayude a sortear la carrera de obstáculos con la que se enfrentan a diario en su vida cotidiana.

Jesús Mari tiene 55 años y reside en Lasarte-Oria. En 1990, con 22, sufrió la amputación femoral de la pierna izquierda y tibial de la derecha en un accidente. «Fue cerca de Madrid. Trabajaba en la fruta. Me despisté y caí a las vías. El tren ya había emprendido la marcha y perdí las dos piernas. De tener alas, pasé a llevar botas altas para siempre. Antes del accidente andaba en bicicleta y jugaba a pelota a mano en Zubieta y Lasarte. Era vecino de Juan Mari Arteaga, que fue profesional y ahora es taxista. A su hijo Axier, que milita en Asegarce, le conozco desde que era pequeñajo».

Beñat es de Donostia, pero ha vivido también en Oiartzun, Usurbil, Pasai Antxo e Irun. Tiene 36 años y hace tres consiguió la incapacidad absoluta «después de muchos papeleos». Perdió la pierna izquierda siendo un crío, con doce años, al ser arrollado por un camión entre Lasarte y Andoain en 1995 mientras andaba en bici con su amigo Iñaki Korta. «Me arrastró 250 metros y estuve 22 días en coma. Tenía rotas la clavícula y la mandíbula. Vinieron a verme al hospital el ciclista Haimar Zubeldia, mis compañeros de clase y un grupo de amputados que me regalaron un libro. Fue entonces cuando me di cuenta de que me faltaba una pierna. Tuvieron que hacerme varios injertos de piel en el brazo izquierdo y arrastro una displasia en la cadera. Me dieron el alta a los dos meses y pesaba solo 40 kilos», rememora. Volvió a coger la bicicleta y en 2011 se proclamó campeón de España de discapacitados por equipos con Usurbil en Palma de Mallorca.

Campeones de Gipuzkoa

Jesús Mari y Beñat son buenos amigos. Se conocieron hace tres años en la escuela profesional de ortopedia de Zumarraga y desde entonces juegan juntos a pala de forma esporádica. Acaban de ganar el Campeonato de Gipuzkoa. Beñat comenzó a jugar a pala en silla de ruedas en 2009, con su amigo Jurgi Olasagasti. «No sabía lo que era. Al principio es complicado, pero te haces a la idea de que las ruedas son tus piernas». Jesús Mari se decidió a dar un paso adelante hace tres años. «Lo más difícil es agarrar la pala y la silla de ruedas a la vez, realizar los giros y coger la postura para golpear la pelota. Usamos una pala más fina que la estándar», dice.

Coinciden ambos en que el Master Cup sirva para que «se nos vea. Es una oportunidad para darnos a conocer. Animamos a la gente a que participe, a que pruebe, porque engancha. Llevo nueve años practicando este deporte y estoy encantado. Soy muy competitivo -añade Beñat-, pero en este campeonato lo importante no es ganar, sino participar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos