Pelota

«El botillero forma parte de la esencia de la pelota»

Jokin Altuna carecerá hoy del apoyo desde la silla de su botillero, Ekaitz Saralegi. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Jokin Altuna carecerá hoy del apoyo desde la silla de su botillero, Ekaitz Saralegi. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Altuna III defiende esa figura, eliminada para la final del Torneo San Fermín de hoy contra Bengoetxea VI | El amezketarra intenta el asalto a la jaula navarra por segundo año consecutivo en un Labrit lleno hasta la bandera

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA

La feria manista de San Fermín arranca esta mañana con la final del cuatro y medio entre Altuna III y Bengoetxea VI, y la mejor noticia para las empresas Asegarce y Aspe: agotadas las localidades de asiento para los nueve festivales. Solo quedan paseos a la venta para seguir los partidos de pie.

Jokin Altuna repite por segunda edición consecutiva en la final del Torneo San Fermín de la jaula con el objetivo de conseguir ante Oinatz Bengoetxea en el Labrit la victoria que se le escapó hace justo un año frente a Aimar Olaizola. El festival, emitido en directo por ETB1, comienza a las 11.00, media hora antes de lo tradicional. El delantero de Amezketa analiza distintos aspectos que rodean a este partido y a una feria, la de Pamplona, que no para de crecer.

PALMARÉS

Año Ganador
1999
Nagore
2000
Eugi
2001
Goñi II
2002
Barriola
2003
Esain
2004
Patxi Ruiz
2005
Olaizola II
2006
Martínez de Irujo
2007
Olaizola II
2008
Barriola
2009
Olaizola II
2010
Martínez de Irujo
2011
Bengoetxea VI
2012
Bengoetxea VI
2013
Martínez de Irujo
2014
Olaizola II
2015
Olaizola II
2016
Urrutikoetxea*
2017
Olaizola II
* Primera edición en la que participan pelotaris no navarros.

Espectador. «Antes de dar el salto a profesional asistí una vez como pelotazale a la feria de San Fermín. Fui con mi aita una noche. Veía esta final por la tele, pero nunca había estado un 7 de julio por la mañana. El ambiente del Labrit durante los sanfermines es tremendo. Ahora bien, hay mucha diferencia entre el que se vive por la mañana, muy bonito y difícil de encontrar hasta en los campeonatos oficiales, y el de la noche, una verdadera locura.

Navarros. «Me doy cuenta de que es un día especial para los pelotaris navarros. Cuando hablo con ellos, observo que le dan mucha importancia. Además, se juega por la mañana, en un horario distinto a los habituales. Aunque no soy navarro, yo también voy al Labrit con muchísima ilusión».

Horario. «Cambia los hábitos para ese día y el anterior. La víspera tienes que acostarte temprano porque juegas alrededor de las doce del mediodía y no basta con el desayuno habitual. Me levantaré a las siete de la mañana, comeré pasta y pollo hacia las siete y media, y a continuación cogeré el coche para ir a Pamplona».

San Fermín de parejas. «Hasta el día de hoy he participado en tres ediciones. El año pasado salía de una gastroenteritis, había perdido cuatro kilos, hizo mucho calor en la final del cuatro y medio, y se me torció todo. Me costó recuperarme. Ya me había avisado Jokin Etxaniz lo que pasa en esos casos. Jugaba prácticamente seguido, no paré, acumulé cansancio y no recuperé chispa hasta bien avanzado julio. Pero no tengo ninguna espina clavada en San Fermín. Tampoco hay prisa».

Calor. «La temperatura sube dentro del recinto, es alta, hay partidos a diario, va mucha gente y el Labrit no acaba de refrescarse del todo. Te aseguro que el calor también es tremendo dentro del vestuario durante la feria».

Dureza. «El cuatro y medio es, para mí, la modalidad más dura físicamente. Más que el mano a mano. No soy el único que piensa así. Ezkurdia me dijo lo mismo el sábado en Barañain. El ritmo es alto. Lo notan las piernas y el pecho. Este año he disputado partidos duros en el Manomanista contra Retegi, Urrutikoetxea y Ezkurdia, con tramos duros pero también con tacadas de saque o saque-remate. Aunque gasta tus fuerzas, no sufres tanto».

Botilleros. «Como durante el resto del torneo del cuatro y medio, tampoco los habrá hoy. No me gusta que no haya botilleros. Pienso que no hacen falta para los partidos de parejas, pero sí para el Manomanista y para el cuatro y medio. Está bien innovar, pero el botillero forma parte de la esencia de la pelota. Hace poco ha fallecido Martín Ezkurra, al que el mundo de la pelota conocía porque fue botillero. Creo que se debe conservar esa figura. En la semifinal de Barañain, tanto Ezkurdia como yo no sabíamos ni dónde mirar durante los dos minutos de descanso. Al pelotari le viene bien hasta para cruzar unas palabras».

Bengoetxea VI. «Me he enfrentado a Oinatz en dos ocasiones dentro del cuatro y medio. No le he ganado todavía. La primera fue en el Atano III, en el campeonato oficial de 2015. Necesitaba trece tantos para entrar en semifinales. Me dejó en siete. La otra fue en la final de 2016, en el Ogueta. Me ganó 22-21. Espero un partido duro. Oinatz tiene casta y ahora mismo es peligroso».

Preparación. «Estuve el miércoles en el Labrit con un aficionado, Mata. Otro día hice una sesión técnica con Jokin Etxaniz. También he seguido con la preparación física habitual».

Labrit. «Me gusta el frontón, el más importante para la mano profesional en la actualidad, el que alberga mayor número de festivales a lo largo del año y que se llena casi siempre».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos