Pelota

Altuna III y Martija no bajan los brazos

Altuna III y Martija se felicitan a la conclusión del partido de ayer en el Beotibar ante Mariezkurrena II y Artola./IÑIGO ROYO
Altuna III y Martija se felicitan a la conclusión del partido de ayer en el Beotibar ante Mariezkurrena II y Artola. / IÑIGO ROYO

Logran el séptimo punto tras ir perdiendo 2-8 y 8-14 ante Artola y Mariezkurrena II gracias a un parcial de 14-1 y siguen con opciones de entrar en la liguilla

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

«Estamos vivos, ese era el objetivo. Lo importante era ganar para llegar con opciones a la última jornada. Nosotros ya hemos hecho lo nuestro, aunque habrá que estar pendientes de lo que suceda el sábado en Pamplona y Ataun». Así trataba de explicar Jokin Altuna en los vestuarios del Beotibar el desenlace que puede deparar la última jornada. El amezketarra y Martija sumaron el séptimo punto e igualan en la clasificación a Artola y Mariezkurrena II, sus rivales de ayer. Lo que resulta paradójico es que a ambos binomios les interesa que el sábado en el frontón Auzoeta de Ataun gane el partido la pareja de la empresa rival.

A Altuna III y Martija les beneficia la victoria de Víctor, si es que vuelve a sustituir a Olaizola II, y Albisu. A Artola y Mariezkurrena que lo hagan Irribarria y Zabaleta. Ambos dúos ya están clasificados -tienen ocho puntos- para la liguilla de semifinales junto a Elezkano II y Rezusta -con nueve-. Solo queda una plaza libre y a esa es a la que optan los protagonistas de ayer en Tolosa. Una de las dos parejas quedará eliminada. Cosas de la pelota.

Todo este galimatías no tendría lugar si Artola y Mariezkurrena II hubieran aprovechado la oportunidad que tenían. Ganando en Tolosa entraban directamente entre los cuatro mejores, pero el triunfo se les escapó de las manos. Y eso que su comienzo de partido auguraba un resultado distinto del que cosecharon al final. Los pelotaris de Baiko salieron muy enchufados y haciendo gala de su potencia comenzaron a martirizar a Martija. Sobre todo Mariezkurrena II. Fresco con la derecha, soltó soberbios pelotazos con esa mano, obligando al de Etxeberri a entregar pelota en los dominios de Artola, que también se sumó al castigo. El alegiarra no perdonó adelante.

Las cosas iban rodadas para sus intereses. A Altuna III no le dejaban entrar en juego. Era un dos contra uno, en este caso Martija, nervioso e incómodo en los primeros tantos. Las rentas en el luminoso fueron creciendo. Del 0-2 inicial se pasó a un 2-8 y después a un 8-14. Tal y como estaba transcurriendo el partido, no había dudas en la cancha. A juicio de Altuna III la culpa fue de una pelota muy viva que pusieron en juego sus rivales con la que el zaguero de Berriozar quitaba con suma facilidad.

Pero al tanto siguiente el partido dio un vuelco definitivo. Artola cometió falta de saque por tiro largo. «Los teníamos ahí y hemos sido nosotros quienes les hemos metido en el partido», se lamentaba el alegiarra. Altuna III y Martija fueron al cestaño y según Artola pusieron en juego una muy baja que se gastó y se quedó en nada. «Pocas veces ves en un campeonato una pelota tan muerta como esa, pero no es excusa», matizó el alegiarra.

Era consciente de no podía encontrar ninguna después de encajar un parcial de 14-1. Cambiaron las tornas. Altuna III comenzó a entrar en juego y a tirar de manual. Martija se sacudió la presión y comenzó a dominar a un Mariezkurrena que fue de más a menos y que acabó diluido. Lo mismo Artola, que desapareció de la escena cuando su compañero más le necesitaba. Altuna desplegó buena parte de su repertorio atacante y el marcador cambió de color por primera vez en el 16-15. Era la primera vez que los pelotaris de Aspe se ponían por delante y no dejaron escapar la oportunidad de llegar a 22 con un derechazo genial de Martija ante el que nada pudo hacer Mariezkurrena. Era su cuarta victoria consecutiva, tan importante como las tres anteriores, la que les permitía seguir vivos. Por no bajar los brazos.