Manomanista

Dos gallos en el mismo corral y solo una plaza en semifinales

Irribarria y Altuna III posan con el material seleccionado para el encuentro del viernes./Michelena
Irribarria y Altuna III posan con el material seleccionado para el encuentro del viernes. / Michelena

Altuna III separa material que anda más por abajo que el de Irribarria para el derbi del viernes en Donostia

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

Jokin Altuna e Iker Irribarria volvieron a coincidir este martes en el Atano III de Donostia para separar el material con el que la noche del viernes se jugarán el pase a las semifinales del Manomanista. Ya lo habían hecho en numerosas ocasiones en el campo aficionado, también en el Cuatro y Medio y en el Parejas, pero jamás en el mano a mano, ni en Primera ni en Segunda. El amezketarra es el vigente campeón y se estrena en la competición en su condición de cabeza de serie. El ganador se medirá al vencedor del Elezkano II-Peio Etxeberria del lunes en el Beotibar de Tolosa.

Tras quedarse fuera de la lucha por las txapelas del Parejas con Martija, Altuna III disputó tres partidos de empresa -Bilbao, Logroño y Tolosa- antes de centrar su preparación exclusivamente para el mano a mano. Ha realizado cuatro entrenamientos específicos. Dos con Jaka en Tolosa y Donostia, otro con Rezusta en Zumaia y el último el lunes en el Atano III junto a Exposito. «Nunca sabes cómo vas a estar en los primeros entrenamientos. Son diferentes, pero cada vez me he encontrado mejor. Pienso que llego bien al campeonato, con muchas ganas y con mucha ilusión. Sé que tengo un partido muy complicado contra Iker y espero sacarlo adelante. El año pasado todos mis rivales tenían mucho más golpe que yo y conseguí ganar la txapela», afirma el amezketarra.

Material

Altuna III:
escogió dos pelotas que andan más por abajo y que pesaron 105.3 y 105.4 gramos.
Irribarria:
se decantó por dos cueros más tranquilos, con menos salida, de 106.2 y 105.2 gramos.
Ezkurdia:
optó por material más pesado para el partido del sábado, de 106.4 y 106.2 gramos.
Jaka:
separó pelotas similares, de 106.1 y 105.3 gramos. Le gustaron también las de Ezkurdia.

Reconoce, asimismo, que «cuando llega el primer partido siempre aparecen las dudas. Me ha tocado de todo. Hace dos años me quedé fuera en cuartos y el año pasado pude superar la eliminatoria. Ganar siempre te da confianza. A ver cómo sale».

También es consciente de que todas las miradas están puestas en él por el hecho de ser el campeón. «Hoy en día no hay favoritos, los aspirantes a ganar la txapela son bastantes y no tengo más presión por eso. ¿Si hubiese preferido otro rival para el estreno en el campeonato? Si te digo la verdad, a estas alturas de la competición todos los rivales son difíciles, le dan mucho a la pelota. Irribarria tiene más poder que yo y sé que me va a tocar sufrir bastante y defender. Cada pelotari tiene sus momentos y hay que aprovecharlo».

No estuvo el domingo en el Astelena viendo a su posible rival, pero sí vio la eliminatoria ante Víctor. «En la primera parte del partido Iker no jugó bien, pero en la segunda lo hizo mucho mejor. Le sacudió con ganas a la pelota y cuando lo hace es muy difícil de superar. Es normal que aparezcan los nervios, los miedos, porque sabes que si pierdes el primer partido te vas a la calle. No pienso en Irribarria, bastante tengo con estar centrado en lo mío».

«Si juego igual que en Eibar, lo tendré muy complicado para ganarle»

Iker Irribarria afronta la eliminatoria con ilusión tras haber superado la presión del estreno. Su agónica victoria del domingo en el Astelena de Eibar ante Víctor en octavos no le ha dejado secuelas físicas -lleva un apósito en la zona inferior del codo derecho como consecuencia de un mal golpe-. Este martes se entrenó en el Atano III con Ugalde tras la elección de material por espacio de veinte minutos y lo hizo a tope. Ensayó el saque, el resto, acabó los tantos y sorprendió defendiendo la pelota en la pared como si fuese un puntista en varias ocasiones. «No he jugado a cesta en mi vida, pero me he encontrado con buenas sensaciones. Mucho mejores que con las que acabé el domingo en Eibar», declaraba el zurdo de Arama aún sudoroso tras el esfuerzo. «Por mucho que entrenes bien, luego hay que jugar los partidos», dice.

«De todos los partidos se sacan conclusiones, de los buenos y también de los malos -añade-. El que más sufre cuando juega mal es el propio pelotari. Intentas analizarlo, darle la vuelta y aprender de los errores. Todos los que hemos disputado las eliminatorias de octavos hemos sufrido en la cancha. Fue un partido muy raro, se sufre mucho cuando vas por detrás en el marcador. Igual me metí demasiada presión al tener que ganar. Tengo la obligación de hacerlo bien y todo se junta. Necesito tranquilizarme y salir concentrado».

A juicio del de Arama «para mí, el de Víctor fue el partido más difícil, pero tengo claro que si juego igual que en Eibar lo tendré muy complicado para ganarle a Jokin. Si quieres ser campeón tienes que ganar a todos, pero ningún rival es bueno a este nivel. Seguro que Jokin está bien».