Pelota

Aitor Aranguren: «Todavía voy con la ama a entrenar porque no se fía de mí con el coche»

Aitor Aranguren, en el frontón de Aginaga, escenario de sus primeros pelotazos./LUSA
Aitor Aranguren, en el frontón de Aginaga, escenario de sus primeros pelotazos. / LUSA
Zaguero de Asegarce

El de Aginaga, de 18 años, debutará el sábado en el Beotibar de Tolosa con un padrino de lujo, Aimar Olaizola, «mi ídolo de la niñez»

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.

Aitor Aranguren (Aginaga-Usurbil, 18 años) participa con sus nuevos compañeros en la concentración que Asegarce organiza en Laguardia entre hoy y el jueves. El sábado debutará como profesional en el Beotibar de Tolosa arropado por un padrino de campanillas, Aimar Olaizola.

- ¿Por qué juega a pelota?

- Es lo que he visto en casa desde pequeño. Mi ama jugaba a pala en el club de Orio y dos de mis primos llegaron al campo aficionado como manistas. Uno es de Aginaga y otro, de Donostia. Uno pertenece a la rama materna y otro, a la paterna.

«El 10 de abril, la víspera de mi cumpleaños, Pablo Berasaluze me dijo que Asegarce iba a ficharme»

- ¿Cuándo empezó en el frontón?

- De niño con los amigos. Al club Pagazpe de Usurbil llegué con ocho años.

- ¿Ha practicado otros deportes?

- El futbito. Pero también en el frontón, como la pelota. Ninguno más.

- ¿Cuándo recibió la llamada de Asegarce?

- El 10 de abril, la víspera de mi cumpleaños. Nada más acabar un entrenamiento con Erasun mano a mano, Pablo Berasaluze, técnico de la empresa, me dijo que iba a debutar. Más tarde me llamó para la firma Rafa Etxeberria, el gerente.

- Bonito regalo de cumpleaños.

- Existían comentarios sobre la posibilidad de que Eskiroz, Mariezkurrena II o yo debutáramos hacia diciembre. Al final, la oportunidad nos ha llegado a los tres antes de lo previsto.

- Disponía de un precontrato con Asegarce.

- Lo firmé con 15 años. Aniceto Lazkano me convocaba a algunos entrenamientos en el Beotibar de Tolosa. Salva Vergara fue a verme un día a un mano a mano en Urretxu y dio el visto bueno.

- ¿Para cuánto tiempo ha firmado?

- Dos años.

- ¿Siempre ha sido zaguero?

- Hasta la categoría cadete alternaba en las dos posiciones. También era delantero. Cuando Exposito llegó a nuestro club, el Pagazpie, me pusieron atrás y allí continúo. Me encuentro más cómodo atrás. Veo mejor el juego y abarcó más cancha.

- Defínase como pelotari.

- Bastante rocoso, duro. Hasta ahora me he distinguido por la seguridad. Tengo golpe, pero me cuesta coger altura en el frontis. Estoy aprendiendo a gozar mejor. Me doy cuenta de que fallo más cuando intento pegar con todo lo que tengo. Hay que mejorar eso.

- Si viene en carrera, tiene mejor encuentro con la pelota de zurda que de derecha.

- Si voy a ponerla con la izquierda, le doy mejor. Si intento soltarle de derecha, gozo menos. Pablo Berasaluze me exige en ese apartado, lo mismo que mi tío, que me hace labores de botillero.

- ¿Cómo se desenvuelve en los partidos individuales?

-Me gusta el cuatro y medio, modalidad en la que acumulo bastantes más partidos que mano a mano. Saco y resto bastante bien. Manejo la volea. Me falta el gancho para ser más completo.

«Con la derecha me cuesta coger altura en el frontis; tengo mejor con la pelota cuando le doy de zurda»

- ¿Cuántos partidos ha jugado este año?

- Menos que nunca. Uno a la semana. A lo sumo, dos. He cuidado más mi calendario. Hace un par de años me llamaban de un montón de sitios y durante el verano llegué a disputar dos o tres semanales.

- Olaizola II será su delantero en el debut.

- Es mi ídolo de la niñez. Formar pareja con él me inspira ilusión y respeto a la vez. En principio íbamos a enfrentarnos a Artola y Untoria, pero no sé si Álvaro estará en condiciones para ese día. Creo que su mano no está todavía a punto.

- ¿Conoce a Aimar Olaizola?

- Compartimos grupo de preparación física. Sin embargo, nunca hemos coincidido en entrenamientos de frontón. Mantenemos cierta relación.

- ¿Su zaguero favorito?

- Barriola. Por su manera de moverse sobre la cancha, por su personalidad... Ahora destacan más los pegadores como Albisu, Zabaleta y Rezusta. Pero Abel sobresalía lo mismo por parejas que mano a mano en toda la cancha o dentro del cuatro y medio. Muy completo.

- ¿Le acompañará mucha gente en el Beotibar?

- Espero. Irán familares y amigos de Aginaga y de Usurbil, de donde es mi cuadrilla. De la reserva de entradas se encargan mi hermana y mi prima.

- ¿Espera sorpresas en la concentración de Laguardia?

- Ander Imaz ya me ha dicho que igual me cae alguna novatada. Estoy sobre aviso.

- Aginaga, donde vive, es el paraíso de la angula.

- Era... Ahora menos. Traen mucho de fuera. Antes se decía que en cada familia había uno o dos anguleros. Yo no he ido nunca a por angulas. Vivimos en una casa situada en el casco urbano de Aginaga. Pero es como si fuera un caserío. Criamos ovejas, pollos...

- Lleva poco tiempo con el permiso de conducir.

- Dos meses. Cumplí 18 años en abril. Antes iba a los entrenamientos con mi tío o con mi ama porque el aita trabaja a esas horas.

- ¿Y ahora?

- Sigo igual porque la ama no se fía todavía de mí como conductor de coche. También me suele acompañar mi tío cuando puede porque le gusta ver los entrenamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos