Moto 3

Canet se reconcilia con el Circuito de las Américas

Aron Canet/EP
Aron Canet / EP

Masiá termina segundo y comparte el liderato con el ganador del Gran Premio de Las Américas, que se estrena en la victoria con KTM y se alza con el triunfo en Austin.

BORJA GONZÁLEZAustin Enviado especial

Se podría decir que Austin se la debía a Arón Canet, que pasó un gris 2018 y que no había ganado una carrera del Mundial desde 2017 (en Silverstone). Precisamente había sido en ese curso cuando el valenciano se había mostrado intratable en el Circuito de las Américas: 1.1 segundos de ventaja en el primer libre sobre Fenati, 0.7 en el segundo sobre Mir, 0.9 de nuevo sobre Mir en el entrenamiento oficial.

En carrera empezó a mostrarse como muy superior frente al resto de la parrilla, hasta que una bandera roja por caída de Toba (precisamente el que llegaba como líder a este fin de semana) hizo que tuviese que reanudarse la prueba; en esa segunda salida Fenati le cogió el pulso a Canet para terminar sacándole de sus casillas, lo que hizo que terminase por los suelos. Este año había sido Fenati el más fuerte en los entrenamientos en seco, algo que no confirmó el domingo, en otra carrera impredecible.

Primero fue el japonés Suzuki, pupilo de Paolo Simoncelli (padre del fallecido Marco), el que tomó la delantera tras los primeros escarceos, un ataque que invitó a Canet a buscar su estela. Al dúo, siempre con el nipón con algo de margen, se sumó Migno, y tras la caída del líder un grupo de siete pilotos, con Alonso López, Raúl Fernández y Masiá entre ellos.

Más información

Fue este último el que mejor se movió en los compases finales, llegando hasta el segundo puesto y permitiendo con sus peleas que Canet abriese un pequeño hueco que le dejó en bandeja la victoria. Masiá cazó el segundo puesto, mientras que Migno cerró el podio.