Hamilton en la ‘pole’, un auténtico clásico

Hamilton, durante la calificación. /
Hamilton, durante la calificación.

Es la primera posición en la parrilla número 51 en la carrera deportiva del piloto británico, con récord incluido en la pista

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Pueden poner la clasificación con el formato que quieran, que a día de hoy sólo hay un equipo, y dentro de ese equipo un piloto, en condiciones de arrasar de nuevo cualquier estadística. Lewis Hamilton paró el cronómetro en un impensable 1:29.493 que nadie había conseguido antes. El campeón del mundo firmó en el GP de Baréin su pole número 51, en una jornada en la que las carencias del nuevo sistema de clasificación se pusieron de manifiesto. Durante la jornada de este sábado, hubo varios momentos en los que no hubo nadie en pista: algo absolutamente antitelevisivo, que es lo que precisamente más necesita la actual Fórmula 1.

Especialmente flagrante fue lo sucedido en la Q2. A falta de siete minutos para el final, sólo un piloto salió a pista para intentar cambiar -con éxito para él- la composición de la parrilla. Nico Hülkenberg mejoró su tiempo de ese momento, condenando a un Carlos Sainz que se veía en boxes sin tiempo suficiente para dar una vuelta cronometrada mejor. Sainz, como tantos otros, se veía perjudicado por un sistema que no gusta a nadie, ni a televisiones ni a los propios pilotos y que nadie acaba de retirar. Los jefes de equipo públicamente dicen que no quieren este sistema, y que les gustaría regresar al de 2015, pero después, a la hora de votar, no se ponen de acuerdo.

En cualquier caso, sea con este sistema o con el viejo, las cartas siguen siendo las mismas sobre el tapete. Sebastian Vettel y Kimi Räikkonen parecen los únicos en poner en entredicho el dominio de Mercedes, al menos hasta que llega la clasificación, cuando Hamilton o Rosberg, tanto monta, aplastan a sus rivales. Este domingo, en la carrera, todo apunta a ser muy similar a lo visto el año pasado. Salvo una nueva pifia de la salida de Lewis Hamilton, es bastante improbable que a los Mercedes se les escape un nuevo doblete. Y eso no hay clasificación que lo modifique ni posible sanción. Y es que Lewis Hamilton vio durante unos instantes cómo su quincuagésimo primera pole estuvo en aire: la FIA le investigó por rodar marcha atrás en el pitlane, cuando habían dado el banderazo. Todo se resolvió con una reprimenda sin más.

Carlos Sainz tratará de pelear, de nuevo, por los puntos. Salir desde la undécima posición no es el puesto ideal, aunque el madrileño es optimista. «Con los neumáticos superblandos que nos quedaban para la Q2 era muy difícil pasar a la Q3. Hicimos todo lo posible, pero es lo que hay. Haber elegido los neumáticos con otro sistema de clasificación es algo que condiciona y ya habéis visto que a nueve minutos del final estábamos fuera del coche. Pero será más divertido y tenemos una buena oportunidad de sumar puntos. Hay que concentrarse y estoy seguro de que podemos hacer una buena carrera», señaló.

Alonso responde a Herbert

El gran ausente de la parrilla, Fernando Alonso, sigue muy presente en las noticias y en la boca de los aficionados y comentaristas. Uno de ellos, el expiloto Johnny Herbert, se explayó de sobra a la hora de criticar al piloto asturiano. Entre otras lindezas, sugirió que debería estar ya retirado, que ya no tiene ilusión por competir, que no está al nivel de hace unos años En definitiva, que poco más que es un jubilado.

Alonso, tirando de su habitual carácter directo y mordaz, no tardó mucho en responderle y reventarle un directo. Herbert, comentarista de Sky F1, estaba hablando del tema en antena cuando el español le abordó en medio del paddock. «¿Te vas a retirar?», dijo Herbert, notablemente sorprendido pero intentando salir del paso como podía. «No, yo soy campeón del mundo. Tú has acabado como comentarista porque no sabes lo que es eso», le espetó Alonso. Lo que comunmente se ha dado en llamar un zasca al británico, piloto con tres victorias y poco más en su palmarés en la Fórmula 1.

La ausencia de Alonso va a traer cola en las próximas semanas. En McLaren están muy enfadados con la actuación de la FIA y de los médicos, e incluso presionaron para que el español saliese en la clasificación en Baréin. Ron Dennis, mordaz, afirmaba sorprendido que en otros deportes son los equipos quienes deciden si sus deportistas están disponibles o no. En cambio, en la Fórmula 1, no. El asturiano, resignado, dedicará el domingo a aprender desde el muro. Y a esperar a que en la carrera de China pueda volver a su lugar natural, que es el que ocupa Stoffel Vandoorne en este gran premio. El belga saldrá decimosegundo, dos puestos por delante de Jenson Button.

l

 

Fotos

Vídeos