El asiento de Alonso también se rompió en el circuito de Albert Park

Monoplaza de Alonso. /
Monoplaza de Alonso.

La zona que rodea los hombros no soportó la presión de 46G y 3.128 kilos de impacto a 310km/h

COLPISA, R. C.Madrid

El asiento del McLaren de Fernando Alonso también se rompió en el circuito de Albert Park como consecuencia del espectacular accidente sufrido por el piloto asturiano durante la disputa del Gran Premio de Australia que inauguró la temporada. La presión ejercida por los hombros de Alonso, cuando circulaba a 310km/h y, tras salir volando, tuvo que soportar fuerzas de 46G y 3.128 kilos de impacto, provocó la rotura del asiento del monoplaza, según se ha descubierto en la investigación llevada a cabo por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

La zona del asiento que rodea los hombros no soportó la presión y, como es lógico, acabó por ceder, según publica Motorsport en su edición italiana. El asiento de un fórmula 1 es una de las pocas piezas fabricadas a la medida de cada piloto, y la toma de datos de la FIA tras un accidente en pista ayuda a avanzar cada año en seguridad y reforzar las pruebas de choque en los monoplazas. El asiento de un fórmula 1 pesa tan sólo un kilo. Se trata de una cáscara de fibra de carbono que envuelve el cuerpo del piloto y lo separa del resto de la célula de seguridad, también construida por cada equipo según indicaciones de la propia FIA.

Además de los sensores de impacto, también las cámaras de velocidad superlenta se han convertido en una herramienta fundamental para descubrir los posibles fallos en los monoplazas. El de Alonso es el primer accidente grave que tiene lugar con las nuevas cámaras de alta definición instaladas en los coches, lo que permitirá también a los técnicos de seguridad de la FIFA analizar con detalle lo ocurrido en el trazado de Melbourne.

«Nos jugamos la vida cada vez que nos sentamos en un monoplaza de F1. Estas cosas pueden pasar, pero estoy muy contento por estar bien. Sigo vivo probablemente gracias al gran trabajo que ha realizado la FIA en los últimos 10 o 15 años para mejorar la seguridad, y es una labor en la que siguen trabajando. También estoy agradecido a la gente de McLaren, que me han construido un coche muy duro y seguro», se congratuló el asturiano tras salir ileso del accidente y «gastar» una de sus vidas, como él mismo reconoció, durante el accidente del 20 de marzo. El piloto asturiano, que después del brutal golpe tenía las costillas «doloridas», continúa estos días guardando reposo, con el objetivo de estar completamente recuperado para el GP de Baréin que de disputará el domingo.