Hamilton: ganar, ganar, ganar y volver a ganar

Hamilton celebra su triunfo en Montmeló. /
Hamilton celebra su triunfo en Montmeló.

El británico suma fácilmente su cuarta victoria consecutiva y se coloca líder del campeonato por primera vez esta temporada

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

El dominio de Mercedes se ha extendido a Montmeló. Lewis Hamilton se llevó su cuarta victoria consecutiva de la temporada, la número 26 de su trayectoria deportiva en Fórmula 1, y la quinta para el equipo de las flechas plateadas en cinco carreras que llevamos. La tiranía del equipo germano está convirtiendo el campeonato en un soporífero paseo, si bien no está tan claro quién es el líder de la escudería porque Hamilton ha vuelto a ganar, pero Rosberg no se lo ha puesto nada fácil.

Durante más de media carrera, Hamilton tuvo controlado a su compañero. Sin ningún problema, prácticamente sin sudar, el británico controló tanto en 'boxes' como en la pista a un Rosberg que aterrizaba en Montmeló como el número 1 de la clasificación general. Sin embargo, desde la salida ya se vio que no iba a poder con él. Hamilton arrancó de una manera impecable, mientras que Rosberg se quedó ligeramente clavado. Peor fue la arrancada de Daniel Ricciardo, que más recordó a Mark Webber, lo que benefició a un gran Valtteri Bottas. El finlandés de Williams se colocó tercero, y resistió en esa posición hasta que los neumáticos se lo permitieron.

Sin embargo, la emoción tardó demasiado en aparecer en pista. La carrera se estabilizó hasta tal punto que no hubo batallas ni en 'boxes' y sólo algún incidente, como el de Maldonado con Ericcson -que le costó al venezolano una sanción de cinco segundos- puso algo de picante a una prueba más bien soporífera.

Alonso sufre pero vuelve a batir a Räikkönen

Por primera vez en este campeonato, Kimi Räikkönen llegó a mitad de la carrera con Fernando Alonso muy lejos. Todo parecía indicar que Alonso iba a tener que claudicar ante su compañero, por fin, este año, pero en 'boxes' el trabajo fue mejor para el español. En la primera parada Alonso no pudo con él, por muy poco.

Por eso, el asturiano intentó algo distinto en la segunda parada. El finlandés estaba perdiendo de manera constante más de medio segundo con el español, y este decidió adelantar su parada para colocar el compuesto duro. El tiempo perdido por Räikkönen hizo que no sólo Alonso le ganara la plaza, sino que también Sebastian Vettel pudo con él. Y es que la remontada del tetracampeón ha sido espectacular. Desde la decimoquinta plaza en la que salía el gran dominador de los últimos años, Vettel ha acabado subiendo poco a poco posiciones, demostrando que esa falsa fama de que no puede adelantar está totalmente injustificada, hasta finalizar cuarto.

Pero antes tuvo que bregar con un duro Fernando Alonso. Consciente de que no podía llegar al podio, salvo milagro, trató de aguantar las embestidas de Vettel. Para ello, y obligado a un súbito aumento de temperatura en el último tercio de carrera, paró para hacer una tercera parada en 'boxes' y realizar la recta final de la prueba con neumáticos medios. El motivo: cubrir la posición de un Vettel con un coche bastante mejor que el suyo y que, en igualdad de condiciones, le podría batir con relativa facilidad. La estrategia le salió mejor al alemán que al español, y primero se quitó de encima a Alonso para después hacer lo propio con Räikkönen.

El asturiano comenzó a quitarle tiempo a su compañero, que no pudo hacer más que resistir hasta el final el más que inevitable desenlace: iba a volver a perder la batalla. Räikkönen se acabó resignando con la séptima posición, mientras veía por delante a su compañero. Otra vez.

Rosberg sale rebelde

La victoria de Hamilton no estuvo tan clara al final como parecía al inicio de la prueba. Rosberg dio una lección de gestión de neumáticos, y llegó a la última parte de la prueba en condiciones de no conformarse. Así, en apenas diez vueltas le quitó a su compañero otros tantos segundos. Los nervios se adueñaron de un Hamilton que empezó a ver cómo su previsible victoria estaba en peligro. Dadme información, exigía por radio, mientras veía a Rosberg por su retrovisor.

No fue hasta la misma última curva cuando el germano acabó rindiéndose. Mejor un segundo puesto en la quinta carrera, que un cero que habría destacado a Hamilton a mucho más que tres puntos de ventaja en la general. Que nadie dude de que Rosberg no se va a conformar con el papel de segundón, en el campeonato que más opciones tiene de reeditar el éxito de su padre.

El podio lo completó Daniel Ricciardo que, esta vez sí, sumó su primer cajón en Fórmula 1. El australiano ha vuelto a batir a su compañero Sebastian Vettel, que si bien ha ganado once plazas en esta carrera y puede decir bien alto que ha recuperado las sensaciones, pese a las complicaciones de viernes y sábado.

Con este resultado, Lewis Hamilton se coloca líder por primera vez en la clasificación general en esta campaña, con Rosberg por detrás y Alonso tercero, aunque con 48 puntos de desventaja. La situación real es que Ferrari está a más de un segundo y medio de Mercedes, que mantiene una filosofía que, como dijo un sabio, es la más fácil en el deporte: ganar, ganar, ganar y volver a ganar.

 

Fotos

Vídeos