Balonmano

Uxue Ezkurdia anuncia su retirada

Uxue Ezkurdia, en su rueda de prensa de despedida/Arizmendi
Uxue Ezkurdia, en su rueda de prensa de despedida / Arizmendi

Desde su debut de la mano de Reyes Karrere en la temporada 2011-12, ha ganado cinco Ligas, tres Copas y cuatro Supercopas

XABI GALARTZA

Uxue Ezkurdia, una de las seis guipuzcoanas de la actual plantilla del Super Amara Bera Bera y la única donostiarra junto con Nora Azurmendi, hizo pública este miércoles su decisión de abandonar no solo las filas del Bera Bera sino la práctica profesional del balonmano al cierre de la presente temporada, tras poner de manifiesto los problemas que le genera tener que compaginar su trabajo como contable con el deporte de alta competición. Se trata de la segunda jugadora de la plantilla que cesa la actividad al final de esta campaña. Recientemente, fue la pivote catalana Judith Sans la que anunció su retirada de los campos, al menos de manera temporal.

Uxue Ezkurdia se inclinó por dejar el primer equipo, pero no descarta la opción de jugar a nivel amateur. Ha optado por decir adiós al club con el que debutó, de la mano de Reyes Karrere, en la temporada 2011-12. Su estreno fue en el polideportivo vizcaíno de Etxebarri frente al Kukullaga (28-33). A lo largo de todo este periodo ha jugado un total de 156 partidos de Liga, Copa y de Europa y ha obtenido un cómputo general de 237 goles. En su palmarés particular aparecen cinco Ligas, tres Copas y cuatro Supercopas.

En su comparecencia ante los medios no pudo evitar emocionarse cuando comenzó su discurso en compañía de la responsable del club Tati Garmendia. «La decisión ha sido difícil, pero es la correcta. Me está costando compaginar el deporte con el trabajo. Estoy cansada y no estoy dando el cien por cien», precisó.

Está plenamente satisfecha por la trayectoria marcada en el Bera Bera, con el que ha compartido múltiples triunfos y vivencias. «Nunca había pensado que llegaría hasta aquí, estoy muy contenta por la oportunidad que me han dado en este club» y reconoció que ha alcanzado metas que nunca se había marcado como objetivo. «Cuando empecé no pensé que llegaría a jugar de manera profesional. Me da pena dejarlo, pero a la vez estoy contenta porque va a cambiar mi vida».

Dignificar los sueldos

Poderse dedicar en exclusividad al balonmano femenino y conseguir sueldos dignos no está al alcance de la mayoría. «Ahora se está dando más bombo al deporte femenino, pero no se ve el trabajo que hay detrás. Y no todo el mundo se puede dedicar sólo a ello. Además, no es para toda la vida, sino para una etapa y llega un momento en el que tienes que plantearte el futuro». Tati Garmendia añadió que el reto que existe en la actualidad es lograr dignificar los sueldos de las jugadoras.

De sus ocho años vistiendo la camiseta del primer equipo se queda con «los años bonitos que he pasado, la gente que he conocido y la forma de vida que he llevado. Me ha servido para crecer como persona y madurar. Vives una vida que no es habitual», puntualizó la jugadora donostiarra.

Uxue Ezkurdia no formaba parte del plantel titular y eso le ha impedido jugar más minutos de los deseados. No lo ha tenido fácil todos estos años al tener siempre jugadoras de talla en su puesto como las retiradas Eli Pinedo o Matxalen Ziarsolo. «Todo influye, el hecho de no jugar también afecta psicologicamente. Pero la decisión no ha sido por jugar más o menos. Necesito otro ritmo de vida», aclaró. En cuanto a seguir jugando comentó que «no sé qué voy a hacer, si juego jugaría a otro nivel, pero no lo descarto. He jugado de todo y he ganado de todo».