Alpinismo

Txikon pasa noche a 7.000 metros y tratará de llegar a los 8.200 en el K-2

Alex Txikon, ante una grieta en el hielo del K2/dv
Alex Txikon, ante una grieta en el hielo del K2 / dv

El montañero vizcaíno y los dos sherpas están «muy bien» y podrían atacar la cumbre mañana si amaina el viento

AGENCIAS SAN SEBASTIÁN.

Alex Txikon ha pasado esta noche a 7.000 metros de altitud con la intención de alcanzar hoy el Cuello de Botella, paso situado a unos 400 metros de la cumbre del K-2 (8.611 metros), la segunda montaña más alta del mundo después del Everest que el alpinista de Lemoa quiere hollar por primera vez en la historia en invierno.

Txikon esperaba haber llegado unos «200 metros» más arriba junto a sus acompañantes, los sherpas Cheppal y Pasang, pero, a pesar del «tiempo precioso» que les esta haciendo, el viento, que sopla a «rachas constantes de 40 kilómetros por hora», provocó que decidieran parar en su ascesnsión y montar la tienda para pasar la noche.

En una comunicación con su equipo de apoyo, Txikon destacó que los tres montañeros están «muy bien, contentos y disfrutando cada metro que hemos ganado, que es lo bonito, lo más importante». «Y dentro de la tienda calentitos», reparó también.

Ya de cara a hoy, aunque «el viento viene con fuerza», quieren «dar un arreoncillo hacia la cumbre». «No vamos a llegar a la cima pero pasar el Campo 4 y llegar al Cuello de Botella (8.200), con los horarios que estamos cumpliendo, podemos hacerlo porque estamos muy, muy bien. Pero la condición es que no tiene que soplar el viento porque entre llegar al Cuello de Botella y congelarme prefiero no congelarme», explicó, a expensas de que le meteorología les dé una oportunidad de atacar la cumbre mañana.

En todo caso, Txikon está satisfecho de haber «hecho lo correcto» parando a los 7.000 metros. «Nos faltaban dos horillas más, pero soplaba mucho y hemos dicho vamos a parar aquí. Meternos 200 metros más arriba y andar por cuerdas viejas de aquí para arriba tiene un alto riesgo. Si hay mucho viento mejor abortar aquí que no 200 metros más arriba», explicó.

Según le explica su equipo de apoyo, «hasta hoy a media tarde se mantenían vientos de 30 kilómetros por hora por debajo de 8.000 metros y por la tarde empezará a nublarse».

Txikon quiere apurar los últimos días para intentar ascender el K-2 antes de que el miércoles entre la primavera.