Hockey hielo

«Un título de todos los que formamos el Txuri Urdin»

Luis Sokolov, Luis Giménez, Johan Larsson, Petr Machacek (arriba), Aritz Etxeberria y Patrick Fuentes (abajo) lucen el título de Liga en el vestuario que el domingo se convirtió en el primer escenario de la larga fiesta de celebración. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Luis Sokolov, Luis Giménez, Johan Larsson, Petr Machacek (arriba), Aritz Etxeberria y Patrick Fuentes (abajo) lucen el título de Liga en el vestuario que el domingo se convirtió en el primer escenario de la larga fiesta de celebración. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Los integrantes del Txuri Urdin atribuyen a la fuerza del grupo el éxito de la victoria liguera | Titulares y suplentes resaltan que ha sido el trabajo en equipo el que les ha llevado a cosechar el tercer campeonato consecutivo

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Corría el minuto doce del segundo tiempo cuando Patrick Fuentes mostró el camino del éxito del Txuri Urdin 2018-2019. No solo porque marcó el gol que abría el marcador del quinto y definitivo partido de la final. Fue, más bien, el cómo lo hizo. Primero, sobreponiéndose a la presión que ejercía el Puigcerdá. Cuando el equipo más sufría. Segundo, tras una jugada colectiva, perfectamente trenzada por el dúo Machacek-Giménez en la que el canterano guipuzcoano «solo» debió «levantar el puck por encima del portero». Y tercero, con una celebración simbólica que dejaba un mensaje: «Que el triunfo es de todos los que formamos este club, de los que jugamos en ese momento y de todos los que están detrás», concluye. Tres metáforas del éxito del Txuri Urdin.

Jugadores como Fuentes que ya sabían lo que es ganar los dos títulos anteriores, otros como Luis Giménez que obtienen el primer campeonato liguero para su palmarés o jugadores que no tuvieron minutos en la final pero aportaron su grano de arena como el portero suplente Aritz Etxeberria, posaron ayer con un trofeo que «es de todos los que pertenecemos a este club».

Fuentes reconoce que «soñaba con marcar en la final y tenía pensada la celebración. Agarré el escudo para intentar señalar a los compañeros y al público. Quería decir que en el hockey hielo luchas por un escudo, no por el nombre que llevas en la camiseta. Era una manera de reconocer todo lo que está por detrás del equipo».

«Ha significado mucho para mí volver de Canadá e incorporarme al grupo en el playoff» Patrick Fuentes, Ala, donostiarra de 24 años

El donostiarra está especialmente agradecido a su club este año, en el que ha pasado gran parte de la temporada en Canadá, haciendo el máster fin de carrera de Ingeniería de Telecomunicaciones. Aterrizó una semana antes de empezar la serie de semifinales «y ha significado mucho para mí volver y reencontrarme con el equipo en un playoff». Ha venido a sumar en la parte crucial del campeonato, pero es más consciente que nadie de todo el trabajo que había por atrás.

Buena relación de vestuario

Es su tercer título consecutivo con el Txuri, pero advierte de que «cada año es una historia diferente y, desde luego, para esta temporada teníamos muchos cambios, nos ha costado muchísimo y tenemos que darle al campeonato el mérito que tiene». Pese al favoritismo con el que ha contado el Txuri en la final, Fuentes asegura que «no tenemos más presupuesto que nadie, ni mejores horarios, ni condiciones diferentes. Ganamos por la familia que formamos entre todos, los que juegan más y los que juegan menos, más todo lo que nos rodea». Tal vez por esto, confiesa que «pocas veces he sentido algo parecido a lo que sentí cuando Jano metió el tercer gol».

«Había estado en las finales anteriores, pero esta vez ha sido especial al celebrarlo con la afición» Aritz Etxeberria, Portero, donostiarra de 22 años

También pegó un brinco Aritz Etxeberria, donostiarra de 22 años y uno de los artífices del título a pesar de no jugar ningún minuto en la final. Es el portero suplente, pero asegura que «viví el partido con la misma tensión que los compañeros. Al final, era algo por lo que todos habíamos estado peleando, en el día a día, desde agosto o septiembre». No esconde que «es duro no jugar habitualmente, pero asumo el puesto que tengo en el equipo y sé que Ander -por Alcaine- es un portero grandísimo. Lo importante es que tenemos una muy buena relación a nivel de equipo y soy uno más al ir a entrenar o en los largos viajes que nos pegamos». Lejos de reproches, agradece al entrenador «que cuente conmigo para ser el segundo portero».

Este tipo de comportamientos en el vestuario han cautivado a un jugón como Luis Giménez, jugador hispanoamericano que ha llegado esta temporada al Txuri y asegura que «cuando decidí venir aquí ni me imaginaba que me encontraría un equipo así. Me han hecho sentir muy cómodo, es un grupo muy unido y estamos muy contentos de celebrar este título». Tanto, que revela que «he vivido el mejor día de mi vida. Nunca había ganado un título y cuando quedaban tres segundos fui tirando los guantes y el casco al aire de la emoción que sentía».

«Fue el mejor día de mi vida. No había ganado un título. Tiré el casco al aire a tres segundos del final» Luis Giménez, Ala, hispanoamericano de 24 años

Euforias aparte, apunta como clave del éxito «que cada uno en este equipo sabe lo que tiene que hacer y lo que le toca aportar en cada momento. Entre todos, sacamos los retos adelante. Incluso con el 2-2 de la final a falta de cinco minutos teníamos la sensación de que si jugábamos como sabíamos vendría el gol de la victoria, y así fue».

Más