De Zarautz a California y Taiwán

La campeona de Europa junior Nadia Erostarbe viaja este domingo con la «máxima ambición» al Mundial que se celebra en la playa de Huntington

Nadia Erostarbe, con su tabla de surf, en las instalaciones de este periódico. / Fraile
BEÑAT ARNAIZ

La surfista Nadia Erostarbe (Zarautz, 2000) afronta los últimos meses de la temporada con la oportunidad de dar el broche final a su impecable año y a la etapa junior. Antes de dar el salto a competir con las mejores del mundo en categoría senior, tiene dos fechas marcadas en rojo en las que podrá proclamarse campeona del mundo junior. Primero entre el próximo viernes y el 4 de noviembre en California, en el mundial por países; y el segundo en Taiwán del 1 al 9 de diciembre. Allí competirá con las mejores de su edad por el título mundial. Recordemos que ha sido campeona del Eurosurf junior en julio y del World Surfing League (WSL) de Europa en agosto.

Antes de salir este domingo hacia la costa Oeste de Estados Unidos, Erostarbe, en la visita que realizó ayer a la redacción de este periódico acompañada por su entrenador, no escondía la ambición y la ilusión que tiene para competir en los dos mundiales. «Quiero hacerlo lo mejor posible. Soy ambiciosa y obviamente voy a ir a ganar, pero si no lo consigo tampoco pasa nada. Estos días estoy entrenando y surfeando mucho y me veo segura para poder competir en una zona en la que las olas van con fuerza».

La zarautztarra surfeará las olas de Huntington Beach, uno de los lugares con más tradición surfista del mundo. Tener como contrincantes a gente de todo el planeta no es algo nuevo para Erostarbe. «Durante el año también he competido fuera de Europa, como en Australia o en Japón el mes pasado. Conozco a la mayoría de las contrincantes».

El factor que sí cambia respecto al triunfo conseguido en el WSL, donde se premia la regularidad en los resultados obtenidos, es el hecho de que en el mundial, desde el primer momento, el campeonato está en juego y un error puede echar por tierra todo el trabajo previo realizado. La joven surfista reconoce que la manera de afrontar estas dos competiciones varía respecto a lo conseguido anteriormente esta temporada, pero no quiere pensar mucho en ello. «Sí que te pones más presión porque al final te lo juegas todo en un campeonato, pero voy a intentar no pensar en eso y hacerlo bien para que salga lo mejor posible. Pero sí, prefiero la regularidad».

Mejora física y mental

Hace dos años Erostarbe quedó tercera en el ranking europeo junior y fue en ese momento cuando vio que podía clasificarse, en un futuro no muy lejano, a los campeonatos mundiales. El 2017, sin embargo, «lo hice bastante mal», cuenta sinceramente la surfista. Fue en ese momento cuando empezó a entrenar con Julen Lasa, su actual entrenador. «Desde entonces he mejorado mental y físicamente y he podido dar el salto de calidad que me ha permitido conseguir los títulos que he conseguido este año». El propio Lasa da la clave por la que la surfista atraviesa este gran momento. «En el plan de entrenamiento intentamos abarcar todo. Cuando mejor estás físicamente, mejor estás mentalmente. Nadia se ha dado cuenta de eso y actualmente tiene mucha fuerza mental».

Ambos, deportista y preparador, coinciden a la hora de nombrar las rivales a batir: «Las hawaianas. Tanto en el mundial por países como en el individual de Taiwán, se verá las caras prácticamente con las mismas contrincantes».

Lasa es muy positivo y tiene muchas esperanzas puestas en la carrera de la zarauztarra. «Ha conseguido todos los objetivos que nos habíamos marcado esta temporada. De cara al próximo año, vamos a plantearnos metas muy agresivas para la liga mundial. Tengo mucha confianza en Nadia».

Con tal progresión y potencial que tiene la joven surfista, es inevitable preguntar por los Juegos Olímpicos, ya que el surf se estrenará como deporte olímpico en Japón 2020. «Es muy difícil porque el criterio de clasificación dice que hay que ser la primera de Europa en un campeonato, y hay muchas chicas que surfean muy bien. Es uno de los objetivos, pero tengo muchos años para poder conseguirlo», asegura Erostarbe.

Cuestionada por el surf en un país como Japón, que aparentemente no tiene mucha tradición surfista, Erostarbe admite, después de competir el mes pasado allí, que «me esperaba algo mucho peor. Vi buenas olas, buen ambiente y que allí están trabajando mucho en ello».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos