Balonmano

El Super Amara pasa por encima del Salerno y logra su objetivo

El Super Amara pasa por encima del Salerno y logra su objetivo

El triunfo ante las campeonas de Italia permite al Bera Bera incorporarse a la Copa EHF en la tercera ronda en el mes de noviembre

XABIER GALARTZA

l Super Amara Bera Bera se despidió ayer de la fase clasificatoria de la Liga de Campeones jugada en la localidad polaca de Lublin infligiendo una sonora goleada al representante italiano, el Jomi Salerno, por 40-20. La víspera se había quedado sin opciones de acceder a jugar por segunda vez la fase de grupos de la Champions al caer frente al Bietigheim alemán (33-27). La victoria de ayer no solo le proporciona el tercer puesto en la clasificatoria, sino que le brinda la posibilidad de incorporarse a la Copa EHF en la tercera ronda, el próximo 10 de noviembre. De este modo, evita tener que afrontar la eliminatoria previa e igualmente se ahorra los gastos económicos que ello representa. Lo más probable es que les hubiera correspondido tener que ir a jugar a Rusia, después haber tenido que acudir a jugar a Canarias frente a su máximo rival en la liga doméstica, el Rocasa.

El Super Amara fue claramente superior al conjunto italiano, que apenas opuso resistencia. Impuso su criterio con total autoridad y pasó como un rodillo por encima de un rival que se encontró con grandes dificultades para salvar la defensa. Sirva como dato que en el primer periodo tan solo fue capaz de anotar en ocho ocasiones.

En cierto modo se reprodujeron las mismas sensaciones y situaciones que se dieron en los dos primeros choques protagonizados por estos equipos hace cuatro años en la Copa EHF. El Bera Bera, dirigido en aquella ocasión por Aitor Etxaburu, pasó por encima del equipo transalpino, que volvió a encontrarse sin argumentos para evitar una nueva goleada. Si entonces los dos encuentros se resolvieron con diferencias que no superaron los diez goles, en este caso la renta ha sido sonrojante y casi humillante.

40 Super Amara

Arruda, Cardoso (7), Menéndez (2), Arderius (2), Sans (4), Arrojeria (1), Da Silva (13, 2p) -equipo inicial- Castellanos y Zugarrondo; Berasategi (3), Karsten (8), Terés, Camejo, Ezkurdia y Etxeberria.

20 Jomi Salerno

Piantini, Coppola, Gómez (7, 1p), Lauretti (3), Landri (2), Dalla Costa (2), Napoletano (3) -equipo inicial- Ferrari; Casale (2), Stellato, De Somma, Oliveri, Fabbo y De Santis (1).

Árbitros:
Dirigió la contienda la pareja rumana formada por Bogdan Nicolae y Romeo Mihai. Excluyeron a Menéndez, Camejo y Ezkurdia por el Super Amara y a Oliveri y Gómez por el Jomi Salerno.
Marcador cada cinco minutos:
3-1, 5-3, 8-4, 10-5, 13-7, 17-8 (descanso) 21-11, 23-14, 27-16, 30-18, 36-20 y 40-20 (final).
Incidencias:
Partido por la lucha del tercer puesto en la fase clasificatoria de la LIga de Campeones jugado en la localidad polaca de Lublín.

Desde el inicio el cuadro guipuzcoano marcó unas diferencias que fueron creciendo paulatinamente, sin dejar opción para que el Jomi Salerno reaccionara y pudiera volver a entrar en el partido. El encuentro había quedado encarrilado incluso antes del descanso, al que se llegó con un parcial de 17-8.

Dio la impresión que el Jomi Salerno arrojó la toalla de manera prematura, a pesar de que su técnico trató de corregir la situación en los primeros compases solicitando un tiempo muerto, después de que el Bera Bera abriera su primer hueco (4-1). Esta medida no impidió que el Super Amara siguiera mostrándose como un martillo pilón.

Superó a su rival en todos los órdenes y hubo la oportunidad de presenciar goles de muy diversa factura, siendo sus máximas realizadoras la extremo izquierda brasileña Da Silva y la lateral argentina Karsten.

Contragolpe letal

Da Silva se fue hasta los trece goles y una vez más el contragolpe resultó el arma más mortífera para el equipo donostiarra. La portería estuvo brillantemente salvaguardada por Arruda y Castellanos. Ambas contaron en sendos periodos con la inestimable colaboración de su defensa.

El Bera Bera encontró recursos en casi todas sus jugadoras. Además su buen trabajo en la zaga evitó que su oponente encontrara claras situaciones de tiro. Circuló el balón sin grandes dificultades y encontró soluciones buenas en los seis metros, con Judith Sans en el pivote o bien en los extremos con Cardoso y Da Silva.

La defensa estuvo muy acertada en bloquear los lanzamientos de Gómez, lo que facilitó en el primer periodo la labor de la meta Arruda, cuyas intervenciones generaron las primeras situaciones de contragolpe. Las guipuzcoanas se marcaron el objetivo de ganar un partido en esta fase clasificatoria y lo han conseguido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos