Balonmano

El subcampeón vuelve a escena

Jacobo Cuétara da instrucciones ayer a Jaime Manzisidor, uno de los jóvenes de la cantera que se entrena con el primer equipo./FLOREN PORTU
Jacobo Cuétara da instrucciones ayer a Jaime Manzisidor, uno de los jóvenes de la cantera que se entrena con el primer equipo. / FLOREN PORTU

El Bidasoa-Irun juega hoy a las 19.00 horas en Hondarribia su primer amistoso de preparación, ante el Chartres

I. ARISTIZABALIRUN.

El Bidasoa-Irun pondrá hoy en práctica lo trabajado en poco más de una semana desde que empezó la pretemporada y se medirá al Chartres Métropole francés en el primero de los seis amistosos que jugará este verano.

La cita es a las siete de la tarde en Hondartza Kiroldegia y tiene carácter benéfico ya que toda la recaudación se destinará a la 'Beñat Elzo Mendi Lasterketa', que para su sexta edición del próximo 1 de noviembre ha elegido como beneficiaria a la asociación de pacientes y familiares afectados por enfermedades neurodegenerativas por acumulación cerebral de hierro (ENACH). La entrada cuesta cinco euros.

El Chartres es un club con 50 años de historia, pero no entró en el balonmano profesional hasta 2011. Disputó la temporada 2015-2016 en la máxima categoría francesa y las tres últimas en Segunda (quinto, segundo y primero), logrando hace pocos meses el ascenso de nuevo a la élite. Desde este verano lo entrena el catalán Toni Gerona, que también seguirá al frente de la selección de Túnez. Van a pasar tres días en la comarca del Bidasoa, en un mini-stage de pretemporada. Ayer mismo los dos equipos realizaron un entrenamiento conjunto.

Para Jacobo Cuétara, el partido de hoy es «simplemente de preparación, un entrenamiento de calidad». Está contento el entrenador bidasotarra porque «el calendario de amistosos de la pretemporada está muy bien diseñado. A veces no puedes porque suelen ser compromisos, pero este año vamos a tener un número de partidos interesante y de distintos niveles. Además, dispondremos de semanas bastante liberadas de partidos para ensayar con volumen. Somos un equipo que entrenamos mucho y cuando empiece la competición no lo podremos hacer por competir en Liga y Champions más los viajes. La pretemporada nos debe servir para adquirir ese volumen de entrenamientos que luego no vamos a tener».

Sin salir de Gipuzkoa

Al contrario que la mayoría de veranos, esta vez el Bidasoa-Irun no saldrá de Gipuzkoa para disputar sus seis amistosos. Los irundarras jugarán hoy en Hondarribia; el 17, en Zumaia contra el Blendio Sinfín; el 23 y 24, en el Torneo de Egia (semifinal contra el Logroño y el segundo día ante Helvetia Anaitasuna o Toulouse); el 30, en Elgoibar contra el Ciudad Real, único rival veraniego que no es de Primera división; y el 31, en Zarautz y a favor de Kilometroak frente a Helvetia Anaitasuna.

La plantilla, en la que hoy solo faltan los hermanos Salinas tras su participación y medalla de plata en los Juegos Panamericanos, no está definitivamente cerrada y podría llegar un lateral derecho. Cuétara señala que «con un jugador más iríamos lo suficientemente preparados. Sin ese más, iríamos más justos». Obviamente, «cuanto más larga sea la plantilla, siempre que sea de calidad, disminuye la posibilidad de pasar problemas por lesiones, desgastes o de competir peor en las dos competiciones».

El riosellano subraya que «nosotros creemos en el grupo. El equipo del año pasado también tuvo momentos en los que nos faltaban todos los zurdos, tres o cuatro jugadores titulares, y llegamos a la final de la Copa Asobal. Superamos esos problemas. Porque lo hemos entrenado y por la confianza de unos y otros».