LA PRÓRROGA

Un salto mortal para la historia

Estrella. Simone Biles durante su histórico salto en Kansas./REUTERS
Estrella. Simone Biles durante su histórico salto en Kansas. / REUTERS

La campeona olímpica de gimnasia, Simone Biles, asombra al mundo con el primer 'triple doble' de la historia en suelo en los campeonatos de EE UU

J. ASTRAIN

La gimnasta estadounidense Simone Biles sigue asombrando al mundo. En los campeonatos de Estados Unidos del pasado fin de semana logró una nueva hazaña con un impresionante ejercicio de suelo. Inició la competición con un salto que ninguna gimnasta había hecho en la historia: un doble mortal con triple pirueta, también llamado 'triple doble'. El primero de la historia en suelo. La campeona olímpica en Río de Janeiro 2016 se fue al suelo cuando lo intentó en la primera ronda el sábado, pero insistió en la final, donde lo clavó, provocando el delirio de los 16.000 aficionados que lo vivieron in situ en el Sprint Center de Kansas City. Un día histórico para este deporte.

Biles, de 22 años y que se convirtió en figura de adolescente, consiguió un total de 118.500 puntos en suelo, cinco puntos más que la segunda, Sunisa Lee, y ocho más que la tercera, Grace McCallum. A lo largo del fin de semana la gimnasta obtuvo la máxima puntuación en suelo, potro y barra de equilibrio, lo que le valió su sexto título consecutivo en el concurso general, igualando un récord de 67 años de antigüedad, cuando Clara Schroth Lomady consiguió seis títulos entre 1945 y 1952. La joven de 22 años de Ohio ya ostentaba la plusmarca de ser cuatro veces campeona del mundo de forma consecutiva

11Rondada para tomar impulso, apoyando las manos en el suelo y haciendo un giro de 180 grados.
22Flic flac enlazado con la rodada
Biles ejecutó una vuelta de 360 grados hacia atrás.
33Primer mortal con giro hacia arriba, al final del flic flac, con rotación atrás y giro lateral del cuerpo.
44Segundo mortal con dos giros más sobre su eje para acabar el vuelto y volver a poner los pies en el suelo sin caerse.

Pero en la historia no quedarán las medallas sino el impresionante vuelto nunca visto, cuyo vídeo se ha viralizado. En la prueba de suelo, Simone Biles no compitió contra sus rivales sino que quiso dedicar al público reunido en Kansas City un ejercicio lleno de espectáculo que pasará a la historia. Hizo lo que ninguna gimnasta había ni tan siquiera intentando en una competición atlética y completó un minuto y medio lleno de potencia y espectáculo. El salto tuvo cuatro partes: una rondada para tomar impulso, apoyando las manos en el suelo y haciendo un giro de 180 grados; un flic flac o vuelta de 360 grados hacia atrás; un primer salto mortal hacia arriba, con rotación atrás y giro lateral del cuerpo; y un segundo mortal con dos giros más sobre su eje antes de volver a poner los pies en el suelo sin caerse. El público enloqueció y los expertos aseguran que nunca habían visto nada igual.

La gimnasta también sorprendió cuando se subió a la barra de equilibrio con un 'doble doble' que tampoco se había visto en una competición gimnástica. Nadie duda de que Biles volverá a ser una de las estrellas de la gimnasia el año que viene en los Juegos Olímpicos de Tokyo, en los que buscará reeditar el oro logrado en Brasil hace tres años.

El caso Nassar

No obstante, todo no es felicidad en la vida de Biles. Los abusos sexuales continuados y sistemáticos del doctor Larry Nassar a las gimnastas del equipo estadounidense han acabado con el médico entre rejas, pero no han cerrado las heridas. Durante el campeonato del pasado fin de semana, Biles confesó que aún no lo ha superado y que sufre secuelas psicológicas cuando tiene que acudir al fisioterapeuta o al médico, al evocar los abusos de Nassar. Biles acabó derrumbándose.

El foco de sus lágrimas de rabia fue la propia Federación Estadounidense de Gimnasia, a la que atacó. Rota por el dolor, estalló ante los medios. «Hemos hecho todo lo que nos han pedido, incluso cuando no queríamos y ellos no han podido hacer un maldito trabajo. Teníais un trabajo. Literalmente teníais un trabajo y no pudisteis protegernos», se lamentó la campeona.