Golf

Rahm: «Jugué con Celia. Era una chica alegre y tenía un futuro extraordinario»

Celia golf

Desde el golfista vizcaíno en Arizona al grueso de la armada en Portugal, pasando por la familia Ballesteros, todos lloran una tragedia que les horroriza

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

A Jon Rahm le llegó la noticia mientras cerraba su equipaje para las dos semanas de competición que le aguardan, la actual en Atlanta en la final de la FedEx Cup y la siguiente en Francia donde se estrenará en la Ryder Cup. No es lo que nadie espera escuchar o leer recién levantado. Pero era real. Dos mil kilómetros al norte de su residencia en Scottsdale alguien como él, una deportista que gracias a su talento y capacidad académica pudo cursar una carrera en Estados Unidos y jugar al golf en las prestigiosas competiciones universitarias de este país, llevaba unas horas en la morgue. Le impactó ya que compartió con Celia Barquín concentraciones en la Blume y torneos en su etapa adolescente. «Estoy horrorizado. Poco se puede decir en estos casos. Coincidí con ella en algunas concentraciones de la Española y un España-Francia que ganamos. Era una chica alegre y tenía un futuro por delante extraordinario. Es una tragedia. Terrible. Es increíble que pasen este tipo de cosas. Sólo quiero mandar un fuerte abrazo a su familia y amigos. Toda la fuerza y cariño del mundo».

El grueso de la armada española del golf lloró unido la pérdida de la jugadora cántabra. Sobre todo Scott Fernández, que compartió Campus con Barquín en Iowa State. Hasta once jugadores están en Portugal para la disputa de su Masters del European Tour, incluido Sergio García que engrasa así su maquinaria para su participación la próxima semana en la Ryder Cup. El castellonense, en declaraciones a Ten Golf, dijo que la noticia se la dio su padre mientras calentaba. «Es complicado decir algo. No sé lo que se le ha pasado al chico ese por la cabeza para hacer lo que ha hecho. Energúmenos y gente con problemas en la cabeza hay en todo el mundo y le ha tocado a ella. Se hace más raro por ser una chica que conocíamos, de nuestro mundo. No es un accidente de coche, es que ha venido uno, la ha visto, se la ha cargado y ya está. Ya nada la traerá de vuelta, pero nuestros lazos negros y nuestra esperemos que buena actuación irán por ella».

También en la cita lusa de Vilamoura se encuentra Nacho Elvira, cántabro como Celia y con mucha relación familiar. «Estoy en shock, muy impactado. Me acuerdo mucho ahora mismo de Marcos y Miriam, sus padres con los que los míos estaban siempre juntos porque coincidíamos entrenando y jugando con las selecciones de Cantabria y España, sobre todo mi hermano que es de su edad. La das mil vueltas a la cabeza y no puedes entenderlo».

No menos consternada se mostraba Carmen Ballesteros, hija del inolvidable 'Seve'. «Quiero mandar todo mi apoyo, de parte también de mis hermanos Javier y Miguel, a sus padres,hermano, familiares y amigos. Estamos muy tristes ante esta noticia. Tengo grandes recuerdos de Celia de haber jugado juntas alguna vez de pequeñas. Era una chica siempre sonriente,apasionada del golf y admiradora de nuestro padre. Un abrazo muy especial a Miriam, su madre, a la que conozco personalmente. Seguro que nuestro padre la cuidará en el cielo». Celia Barquín llegó a ganar un concurso de temática literaria en su instituto y recogió el premio de manos de Severiano Ballesteros.

En la Federación española se paró la actividad y se guardó un minuto de silencio en el Centro Nacional de Golf donde tantas horas metió Celia Barquín en los dos años que estuvo en la Residencia Blume. Su director deportivo, Nacho Gervás, recuerda precisamente que hay «un rincón que le llamamos así, el rincón de Celia, porque era una esquina en la que se ponía para que no la molestara nadie. Además, era de las pocas que venía los domingos, día de descanso. Estaba ante su gran año», como demostró su clasificación para el US Open siendo amateur, el Europeo recién conquistado y los resultados que la teledirigían a lograr su tarjeta para el Circuito Americano, pues ya había decidido dar el salto a profesional.

En la actualidad hay más de 20 jóvenes españoles becados en universidades norteamericanas cursando sus estudios y jugando al golf. La Federación española cuenta con personal allí desplazado para tratar con los Campus y buscar las mejores condiciones para los futuros becados, además de dar cobertura y hacer un seguimiento logístico a los deportistas. En cuanto se tuvo conocimiento de la desgracia «enviamos a una persona desde California, que además tiene hilo directo con las universidades, para ayudar en todo lo necesario, dado que el que se estaba haciendo cargo de todo allí era el novio de Celia», comenta Gonzaga Escauriaza, presidente de la RFEG. «¡Vaya palo! Sus padres están destrozados. Es imposible ponerse en su piel. Estuve con ella en los Juegos de la Juventud en Nankín y bromeaba diciéndole que jugaba como si manejara la play, capaz de dar siete hierros 4 seguidos dejándola en el mismo sitio». Y aprovecha para lanzar un mensaje de cautela. «Estados Unidos sigue siendo un lugar maravilloso para enviar a nuestros chicos a estudiar. Esta tragedia es un grano en un desierto y podía haber sucedido en cualquier lugar».

Las redes sociales fueron el marco en el que se depositaron cientos de mensajes de condolencia, desde estrellas del deporte como Pau Gasol o Sergio Llull a políticos, instituciones, compañeros en los Cyclons de Iowa State, golfistas, medios, periodistas, amigos y muchas identidades anónimas que no pueden reprimir reaccionar ante una atrocidad como ha sido el asesinato de Celia Barquín.