Carreras de caballos

Una pretemporada vital para la supervivencia

Las carreras de la pretemporada de junio atraen escaso público, pero son vitales para el futuro del hipódromo./MICHELENA
Las carreras de la pretemporada de junio atraen escaso público, pero son vitales para el futuro del hipódromo. / MICHELENA

Las jornadas entre semana son una fuente de ingresos desde el mercado de apuestas imprescindible para el hipódromo

Imanol Arruti
IMANOL ARRUTISAN SEBASTIÁN.

Transcurría 2011 cuando el hipódromo de Donostia pasó a formar parte del calendario PMU, un anhelo histórico que abrió una nueva dimensión a nuestras carreras. La red de apuestas francesa, que factura al año cerca 10.000 millones de euros, tiene 13.200 puntos de juego repartidos por toda Francia y su canal de televisión Equidia cuenta con 16 millones de suscriptores. Poder formar parte de esa industria supuso un espaldarazo para el turf donostiarra, que desde entonces no ha vuelto a ser el mismo.

Durante todos estos años, se han apostado aproximadamente un millón de euros por cada jornada disputada en el hipódromo guipuzcoano, de los que el 3% va a parar a las arcas de Hipodromoa, esto es, unos 30.000 euros por cada reunión. Si a este montante le añadimos los 40.000 euros que aporta Loterías y Apuestas del Estado, el organizador recibe 70.000 euros cada día que las carreras sirven de soporte a PMU. Son números muy importantes que han permitido a la empresa gestora del hipódromo donostiarra equilibrar unas cuentas que hasta hace dos cursos eran deficitarias.

Como comparativa, durante la temporada veraniega, en cada jornada dominical -no son PMU- el hipódromo recauda una media de 9.000 euros, a pesar de que la afluencia de público es mucho mayor. Solo el día grande de la temporada, el de la Copa de Oro, los ingresos se pueden equiparar al dispararse hasta los 100.000 euros, de los que el 30% se queda en el hipódromo.

Rentabilidad o tradición

No ha sido fácil encontrar un equilibrio entre rentabilidad y tradición. Las carreras han sido históricamente un plan de los domingos por la tarde, pero desde la llegada de los franceses el calendario ha sufrido muchísimos vaivenes. Demasiados. PMU ha tenido siempre la sartén por el mango en las negociaciones mantenidas con el hipódromo de San Sebastián, pues son muchos los recintos que desean formar parte de la red. Desde la dirección de Hipodromoa se ha peleado por que las jornadas dominicales y festivas pudieran ser soporte para los galos, pero a estos únicamente les interesan las reuniones en días laborables, ya que durante el fin de semana se centran en los grandes recintos franceses.

En 2012, nueve de las trece jornadas que tuvo la temporada se celebraron entre semana, dando prioridad a los lunes, una fórmula que no tuvo una buena aceptación entre el público. A pesar de ello, se repitió en el año del Centenario, en 2016, lo que generó numerosas críticas a los rectores del hipódromo. Se apostaron más de nueve millones de euros sobre la temporada donostiarra, pero solo hubo dos jornadas dominicales, un sacrilegio y un maltrato al aficionado que no debía repetirse. Los dirigentes del hipódromo tomaron buena nota y en los dos últimos cursos se ha decidido dar prioridad a los domingos, a pesar de que esto supone reducir los ingresos. Es cierto que la gestora es una empresa privada que debe buscar la rentabilidad, pero el recinto es propiedad de todos los donostiarras y no tendría sentido ni futuro con las gradas vacías.

Carreras en junio

En 2014 comenzó un nuevo ciclo en el hipódromo, después de que Jerome Carrus se convirtiera unos meses antes en el máximo accionista de Hipódromos y Apuestas Hípicas de Euskadi. A pesar de que no se han podido abordar los objetivos ambiciosos que planteó a su llegada, una de sus aportaciones fue la instauración de esta especie de pretemporada que se disputa en junio y que concluyó la semana pasada. Adelantando el inicio de la temporada, se ha conseguido respetar el calendario de verano en mayor medida, trasladando las jornadas PMU al inicio del mitin. A excepción de 2015, cuando la crisis administrativa que vivió el turf español redujo el programa a ocho reuniones, el inicio de la temporada se ha fijado en la primera semana de junio.

Este año se han disputado cuatro jornadas, en las que se han recaudado a través de las apuestas más de 3,7 millones de euros. Han destacado la de la semana pasada, con más de un millón de euros, y la primera, con 964.958. En la segunda y tercera las apuestas para las carreras de San Sebastián fueron de 774.938 y 729.052, respectivamente.

Los números demuestran que las carreras matinales suelen tener una mayor actividad en taquilla, motivo por el que las jornadas de junio se disputan en un horario tan intempestivo para el público que suele acudir al hipódromo. Sin ir más lejos, mirando a los números del pasado curso, la carrera sobre la que más dinero se apostó se disputó un miércoles por la mañana. Un hándicap 2ª parte ganado por 'Scheme of the Moon' recaudó nada menos que 360.000 euros. Poco importa el nivel de los participantes a la hora de apostar.

Los datos

Año Jornadas PMU Recaudación (*)
2011 | 4 |
4.883.328,04
2012 | 7 |
7.467.545,02
2013 | 5 |
5.492.702,50
2014 | 8 |
7.611.168,39
2015 | 3 |
4.263.136,65
2016 | 9 |
9.339.937,63
2017 | 7 |
5.633.859,49
2018 | 4 |
3.700.000,00
(*) El 3% para Hipodromoa
A esa cuantía hay que añadir 40.000 euros que aporta Loterías por cada jornada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos