Golf

Otaegui, en la zona alta del torneo de Madrid tras un estreno sin errores

Otaegui, en la zona alta del torneo de Madrid tras un estreno sin errores

Hoy tiene programada su salida a las 9.30 horas en compañía de Ross Fisher y David Lipsky,

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

El donostiarra Adrián Otaegui, con -4, partirá hoy en la zona alta de la clasificación del Mutuactivos Open de España que arrancó ayer en el Club de Campo de Madrid, mientras que José María Olazabal, con +2, deberá apretar para pasar el corte.

Otaegui apenas cometió errores en una vuelta inmaculada, seria, que arrancó con cuatro birdies en los cuatro primeros hoyos y que le permitieron acabar en la novena posición al cierre de la primera jornada, en la que el Kristian Johannessen finalizó en cabeza (-8), seguido por Adri Arnaus (-6) y un sexteto de jugadores entre los que estaban Jon Rahm y Rafa Cabrero-Bello (-5). «He empezado muy bien, lanzado», confesaba Otaegui al finalizar la vuelta. «Incluso en el hoyo cinco he dado un tirazo que se me ha ido por abajo. En el hoyo siete, el par cinco, estaba de dos golpes en el green y a pesar de hacer bogey en el hoyo doce, cuando he dado a un árbol, estoy contento».

Hoy tiene programada su salida a las 9.30 horas en compañía de Ross Fisher y David Lipsky, mientras que a las 13.50 horas Olazabal jugará con Pablo Larrazabal y Andrea Pava por delante del trío Rahm, Cabrero-Bello y Arnaus. El tirón de público que tuvo ayer el torneo en su primera jornada invita a pensar en un fin de semana multitudinario.

Otaegui, respaldado durante toda la vuelta por decenas de aficionados, deberá confirmar hoy su mejoría en las últimas semanas. En el último torneo disputado en Escocia la pasada semana arrancó con -8 en la primera jornada pero luego no pudo ser regular, por eso ayer no quiso lanzar las campanas al vuelo. «Me he encontrado muy bien desde el tee, sin meterme en problemas y bien colocado para atacar las banderas. He jugado ordenado. Es como a mí me gusta jugar, como si estuviera jugando al ajedrez».

Al donostiarra se le ve tranquilo y con confianza en un campo que le gusta, «con un gran diseño» y que exige jugar muy bien de tee a green. «Es un campo exigente, de los que quedan pocos», confiesa.