Rugby | EE.UU. - Samoa

«Ojalá en casa nos hicieran sentir así»

De izquierda a derecha, Jack Lam, Blaine Scully, Steve Jackson y Gary Gold en el Paseo Nuevo de San Sebastián./LUIS MICHELENA
De izquierda a derecha, Jack Lam, Blaine Scully, Steve Jackson y Gary Gold en el Paseo Nuevo de San Sebastián. / LUIS MICHELENA

Samoa y Estados Unidos se cruzan mañana en Anoeta en la preparación del próximo Mundial | Entrenadores y capitanes de ambas selecciones coinciden en que será un partido duro que mejorará sus prestaciones de cara a la Copa del Mundo

BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

Máximo respeto y admiración mutua. Esa fue la actitud mostrada por los capitanes y seleccionadores de Estados Unidos y Samoa en la rueda de prensa previa que ofrecieron ayer de cara al partido que disputarán mañana en Anoeta a las 18.30 horas. Tanto por sus gestos, charlando y bromeando antes de la comparecencia, como en las declaraciones, Gary Gold, entrenador de la selección estadounidense; Blaine Scully, capitán de los Eagles; Steve Jackson, entrenador de Samoa; y Jack Lam, capitán de la selección polinesia, declararon estar deseosos de que llegue la cita de mañana y admitieron haber pasado unos días estupendos en la ciudad. Los americanos han estado entrenando en el Miniestadio de Anoeta y Samoa lo ha venido haciendo en el campo de Asti en Zarautz.

Los cuatro que intervinieron ayer en el auditorio del Aquarium se centraron primero en la prioridad de su visita a Donostia, que es el partido de mañana. Coincidieron en que más allá del resultado, es más importante crecer como conjunto de cara a próximos compromisos internacionales. «Para nosotros no se trata simplemente de ganar o de perder, sino de mejorar como nación de rugby. Nos hemos propuesto varios objetivos como grupo, más allá del de llegar preparados al Mundial de Japón», transmitió el sudafricano Gary Gold.

Entradas

Coincidió con el seleccionador del equipo estadounidense el capitán samoano, Lam. «Todos estos partidos son importantes de cara al próximo año, incluso para aquellos jugadores que no suelen tener mucha presencia en el equipo para que puedan dar un paso adelante y demostrar lo que valen».

Estados Unidos, que es un equipo que va a más en el panorama internacional, ve necesaria la disputa de este tipo de partidos ante países con mucha tradición a este deporte. «Para nosotros, el partido contra Samoa es una gran oportunidad para dar continuidad al proceso de crecimiento que estamos llevando últimamente -afirmó el capitán Scully-. Somos conscientes del gran equipo que son y del talento que tienen. Confiamos en nuestra preparación, y va a ser importante que estemos conectados como equipo. Sentimos que podemos salir ahí y dar lo mejor de cada uno para que el país y nuestras familias estén orgullosas de nosotros».

Samoa - EE.UU.

Entradas
disponibles en la web www.rugbyusasamoa.com.
Precios
entre 14 y 27 euros.
Apertura de puertas
dos horas antes del inicio de partido, a las 16.30 horas.

Torneo femenino

La entrada
permite asistir al torneo femenino de rugby, mañana a las 11.30 horas en Landare, Hernani.

Por otro lado, Gold, que también pertenece a un país como Sudáfrica con resultados históricos en el rugby -la inolvidable victoria ante los All Blacks en la final del Mundial de 1995, por ejemplo-, transmitía que «tenemos mucho respeto por la gente samoana y la gran reputación que tiene su equipo. Les conozco de mundiales anteriores y son un gran equipo que juega de manera muy física. Realmente estamos con muchas ganas de cara al reto que supone jugar contra una selección que vive tanto el rugby».

Aunque Samoa parta como favorita mañana en Anoeta y el rival está empezando a destacar a primer nivel mundial, el seleccionador Steve Jackson tiene claro qué tipo de partido se encontrarán. «Va a ser mi primera experiencia jugando contra los Estados Unidos, pero algunos jugadores ya saben lo que es jugar contra ellos en 2014 y en el Mundial de 2015 en Inglaterra. Será un partido muy duro, como el que vimos el pasado domingo cuando jugaron ante los Maori All Blacks».

Jackson quiso acordarse de la afición que se acerque al campo de Amara. «Va a ser un día divertido. Esperemos dar un buen espectáculo para la gente de San Sebastián».

«Buen vino y buenos pintxos»

Sin duda, las dos expediciones han disfrutado de estos días en Donostia y Zarautz, y no se han escondido por las calles. Se les ha visto paseando por La Concha, visitando la Parte Vieja donostiarra o incluso bañándose en la bahía. Los samoanos tuvieron el día libre el miércoles y lo aprovecharon al máximo, tal y como relató el seleccionador Jackson. «Hemos entrenado duro, pero también hemos tenido momentos libres para disfrutar. Mientras los jugadores daban una vuelta por la ciudad, el cuerpo técnico, yo incluido, hemos podido beber buen vino y comer muchos pintxos en los restaurantes de la zona. Hemos estado en varios montes y creo que hemos conseguido aprovechar al máximo el tiempo libre para aprender de la cultura y de la ciudad». Resumió su actividad turística en Gipuzkoa en tres detalles: «Muy buen vino, muy buena comida y muy buena gente».

Por parte de los estadounidenses, el capitán Scully, que visita por tercera vez el País Vasco, dijo sentirse afortunado por «volver a esta fantástica región, especialmente a San Sebastián. Es un orgullo representar aquí a los Estados Unidos». Por otro lado, Gary Gold, preguntado por si los Eagles se sienten en casa por ser la segunda vez que juegan en Donostia, tiró de humor: «Ojalá me hicieran sentir así en casa». En cuanto al estado actual de Anoeta, el sudafricano admitió que «todavía no hemos estado dentro del estadio. Hemos entrenado en el campo de al lado (el Miniestadio), pero sí que hemos visto que hay muchas obras y partes aún por construirse. No obstante, nos alegramos de que no haya pistas de atletismo porque eso significará que no habrá muchos sprints durante el partido», terminó bromeando otra vez Gold.

Tras la comparecencia, los cuatro protagonistas accedieron al Aquarium para observar los tiburones desde el túnel de 360 grados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos