Golf

La noche más larga para Adrián Otaegui

Esperanza. Otaegui, a la espera en Carnoustie. / J. M. CORTIZAS
Esperanza. Otaegui, a la espera en Carnoustie. / J. M. CORTIZAS

El donostiarra sigue a la espera de que algún jugador no se presente hoy en el British Open para sustituirle y estrenarse en un 'major'

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Me voy a echar una siesta, porque como al final tenga que jugar...». Bromea Adrián Otaegui en el putting green de Carnoustie. Acaba de concluir su programa de trabajo, el cuarto día que se las ha visto con los 'links' que ya buscan al próximo ganador del Open Británico. El golfista de Goiburu no tiene novedades, con lo que la espera agudiza el nerviosismo. Aunque hablando con él hasta extraña la frialdad con la que afronta ser el primer reserva para suplir a algún jugador en caso de que no se presente hoy en el 'tee' de salida a su hora acordada. «Llevo pendiente desde el pasado fin de semana. Se oyen rumores, pero no hay nada. Ya he terminado el trabajo y nada,mañana a madrugar».

El primer partido arranca hoy a las 7.35 (hora española) con Lyle, Kaymer y Sullivan. El último a las 17.16 con el trío Jones, Curtis, Burgoon. Durante los 52 grupos deberá estar localizable y cerca del hoyo 1 para que su 'caddie' y él se personen a la llamada en caso de alguna baja. Hay varios jugadores tocados. DeChambeau es el más evidente y reconocido, y el venezolano Vargas estuvo a punto de cederle la plaza al encontrarse sin visado para entrar en Escocia y con un retraso importante en la recepción de la documentación. Y cuando ya tenía todo listo, en la noche del martes, su vuelo desde Nueva York fue cancelado. Las noticias de última hora hablaban de que finalmente pudo volar y se le esperaba de madrugada en Londres.

Para Otaegui, se trata de circunstancias ajenas que se escapan a su control. Es práctico. «Quiero jugar, me encantaría, pero no depende de mí. Si no juego no pasa nada,me iré a casa a descansar y la semana que viene tengo otro torneo». Tampoco tiene la sensación de haber desperdiciado balas por el camino en los recientes torneos del European Tour que incluían tres visados por cita. «He intentado lo mejor cada día. Me quedé a un puesto tras el BMW pero remordimientos, cero.Ha habido torneos que han salido mejor y peor, sin más». E hila su mensaje con la pretensión de no ser un comparsa. «Lo que quiero no es simplemente jugar; quiero competir, hacerlo bien y ganar experiencia y sumar puntos. He intentado prepararme estos días de la mejor manera posible y si juego será al ataque».

En agosto en San Luis

Es una situación extraña. Está a punto de cruzar una puerta reservada a los mejores, pero «juego con estos todos los días. Este es un 'major', pero también un torneo más», aplica con sentido lógico. «Como sé que lo voy a hacer sí o sí, es cuestión de tiempo. Lo del PGA ya está seguro. Este es otro torneo. Sin más», repite. Porque, efectivamente, si no es Carnoustie será San Luis (Misuri) donde tenga su primera oportunidad en un 'grande', dentro de tres semanas.

Si alguien pretende ver trazas de prisa en Adrián Otaegui se equivoca de plano. «Mi hoja de ruta va por buen camino. Lo que busco año a año y torneo a torneo es seguir mejorando, superándome, llevar un camino ascendente. Siempre se quiere más, pero estoy contento y muy centrado en el corto plazo. Este es el año que menos estoy jugando, aunque soy de los que piensan que la competición es el mejor entreno para poner en práctica lo que estás trabajando».

No estar solo, sentirse arropado, siempre ayuda. Aquí, en la costa escocesa de Angus le siguen constantemente varios amigos de Goiburu. «Está muy bien. Han venido algunos amigos a apoyarme y por el recorrido me he encontrado con gente animándome en euskera y mucha gente preguntado si hay novedades. Y la gente de las dos peñas que tengo en Donosti y Dubai también están muy pendientes de lo que pasa aquí». Y reconoce que sin nervios, pero sí alberga esperanzas «hasta que salga el último partido de la tarde. Doy pasos todos los días, cada torneo. Si resulta que pincho aquí la bola en el 'tee' del 1 será un pasito más. Pero será un día más. No me quita nada el sueño».

Tercer vasco

Cuando llegue el momento será el tercer jugador vasco que dispute uno de los cuatro 'grandes'. Jon Rahm fue el último en llegar y el primero su idolatrado Olazabal. «Txema siempre ha sido un referente, uno de los mejores jugadores de la historia, lo he tenido cerca y para todos los guipuzcoanos es lo más. Y entre quienes estamos ahora hacemos que el golf vasco de nivel esté viviendo su mejor momento, despertando el interés incluso de los no aficionados habituales a este deporte».

Y tiene tiempo 'el pirata' Otaegui para hablar del pálpito que le da su Real Sociedad, con la que tiene una peculiar conexión. «Ya sé que están haciendo bastantes cambios. De hecho, voy a tener que sdejar de trabajar con mi preparador físico, Iñigo Almandoz, porque le ha cogido la Real. Sé que de la mano Olabe está habiendo una revolución en el cuerpo técnico y en la plantilla, en la manera de cómo están haciendo las cosas y creo que es bueno. Luego es fútbol y depende de que el balón entre. A ver si da frutos».

Además del propio Otaegui, también cruza los dedos Gonzaga Escauriaza, presidente de la Federación española de golf. Avala la importancia de que Otaegui se estrene en un 'grande', como hará en Carnoustie otro español, Jorge Campillo. «Sería maravilloso, enorme, algo muy grande. Y es un campo que a Adrián le va bien», apunta.

 

Fotos

Vídeos