Piragüismo

Maialen Chourraut se resarce de un año discreto con la plata en La Seu

I.A. SAN SEBASTIÁN.

Maialen Chourraut estaba ayer «muy contenta». En su carrera hay un puñado de resultados más relevantes que la plata lograda en la prueba de Copa del Mundo celebrada ayer en La Seu d'Urgell, pero la guipuzcoana valoraba sobre todo que «después de un año complicado, en los últimos meses hemos cambiado bastantes cosas, llegaba contrarreloj a esta prueba y ha salido todo muy bien».

La palista del Atlético San Sebastián tocó una puerta, con lo que añadió una penalización de dos segundos a su tiempo y fue segunda a 1'77'' de la alemana Ricarda Funk. Tercera acabó la británica Mallory Franklin, a 2'66''.

No cabe duda de que mejor hubiera sido un oro que una plata, pero lo curioso es que el toque que relegó a la lasarteoriatarra a la segunda plaza lo provocó ella misma. «Veía que me iba a saltar la puerta y con la punta de la piragua le di al palo para poder pasar. Con la pala no está permitido mover las puertas, pero con la piragua sí». Un recurso brillante a mil por hora que le llevó al podio.

Un podio del que no se ha movido en un fin de semana sobresaliente, puesto que fue tercera en la clasificatoria a menos de un segundo de la primera, segunda en la semifinal también dentro del mismo segundo que la primera, y segunda en la final.

Chourraut asegura que «he sido muy constante todo el fin de semana, estoy muy contenta. Me estoy encontrando conmigo misma, con la mejor Maialen. Eso sí, quiero tener los pies en el suelo para lo que viene». Y lo que viene es el Campeonato del Mundo a finales de este mes en Río de Janeiro. Pasado mañana viajará allí para reencontrarse por primera vez con el canal en el que logró el oro olímpico en 2016.

Ander Elosegi e Irati Goikoetxea no alcanzaron ayer sus finales, objetivo que afrontarán hoy Joan Crespo, Samu Hernánz, Klara Olazabal y Miren Lazkano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos