Natación

Llopis y Zudaire, de camino al Mundial

Iñigo Llopis y Nahia Zudaire, en el campeonato Open de Barcelona./
Iñigo Llopis y Nahia Zudaire, en el campeonato Open de Barcelona.

Los nadadores paralímpicos participarán del 9 al 15 de septiembre en Londres después de conseguir la mínima en España |

MIREIA OLARIAGA

Nahia Zudaire e Iñigo Llopis son dos nadadores guipuzcoanos que participan en competiciones paralímpicas. El último gran resultado lo consiguieron en marzo en el campeonato de España donde ambos lograron la mínima para competir en el Mundial de Londres que se celebra del 9 al 15 de septiembre. Nahia Zudaire consiguió la mínima en 400 metros libres mientras que Iñigo Llopis lo hizo en 100 metros espalda. «Conseguí la mínima en 400 metros libres e hice tercera en 'multidisability' (nivel general del campeonato). El objetivo de esta temporada era el Mundial y conseguir el tiempo mínimo en el campeonato de España», confiesa Zudaire.

La nadadora suele entrenar seis días a la semana (de lunes a sábado) y dos horas diarias. Para ella no es ningún problema entrenar tanto y confiesa que, «de momento solo me entreno en el agua y no hago otro tipo de entrenamientos para mejorar en cardio o en velocidad. Los entrenamientos suelen ser diferentes: entrenamientos aeróbicos para los campeonatos largos y entrenamientos de velocidad para campeonatos cortos».

Por su parte, Iñigo, hijo del entrenador de porteros de la Real Sociedad, arrastraba una lesión antes del campeonato de España. «No lo pudimos prepararlo del todo bien ya que un mes antes de la competición me lesioné el brazo». A pesar de todo, consiguió el único objetivo que tenía: lograr la mínima para el Mundial. «Lo que preparamos fue francamente llegar a hacer bien el 100 espalda para conseguir la mínima, para ello, practicamos mucho la velocidad». Los entrenamientos de Llopis suelen ser preparación de fondistas ya que su especialidad son los 400m libres y, «entreno de lunes a sábado todas las mañana y según en qué época de la temporada por la tarde también dos o tres días».

Aparte de los entrenamientos, la alimentación también tiene un papel importante en la vida de ambos. Zudaire admite que, «siempre evitas comer ciertas cosas o controlar lo que comes, no solo por el deporte sino también para el día a día. Sabemos lo que debemos comer y lo que no, y normalmente controlo bastante lo que debo adquirir en cada momento». Mientras, Llopis tiene una dieta más estricta y más controlada por una nutricionista. «Gracias a Kirolgi tenemos a una nutricionista (Ainhoa Ayerdi). Ella nos dice más o menos la dieta que tenemos que llevar a cabo. La alimentación suelen variar por el momento de la temporada o por el torneo que estoy preparando».

Antes del Mundial, Llopis va a participar en el campeonato de Euskadi donde su objetivo es «sentirse cómodo en el agua» y prepararse así para la gran cita de septiembre. Zudaire no va a participar en dicha competición, pero si va a nada en algún que otro torneo para entrenarse y tenerlo como referencia antes del gran momento de septiembre. Ambos dicen tener los pies en el suelo y saben que el Mundial no es una competición más.

Momentos y vivencias

Todos recordamos con cariño cualquier momento especial o algún momento que nos haya marcado para la posteridad, y en el caso de los protagonistas, las cosas tampoco son diferentes.

Iñigo Llopis no olvida lo que vivió en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. «Estaba lesionado, no podía competir, pero decidí verlo por mis compañeros y menos mal que lo pude apreciar, porque me llevé una grata sorpresa. Mi compañero de equipo Carlos Martínez utilizó mi gorro de piscina en el Mundial para demostrar ese apoyo que necesitaba y para darme ánimos», subraya Llopis.

Aparte de eso, recalca que aunque el camino no haya sido nada fácil, siempre ha seguido adelante. «Muchas veces he sido muy pesimista y no me he sentido nada bien, pero siempre recordaré el momento de conseguir la mínima para el Europeo después de volver de la lesión. Ese momento fue el que me hizo sentirme especial y fue un gran impulso para seguir adelante», afirma Iñigo Llopis.

Al hablar con Nahia Zudaire de este tema no se quiso mojar. A ella no le gusta rememorar solo un momento, «el deporte siempre te aporta cosas diferentes». Pero después de varios minutos, termina confesando que sí tiene momentos en mente: «Recuerdo con cierto encanto el campeonato de Berlín. Allí conocí a mucha gente y también hice muchos amigos. Con ellos pasé muy buenos momentos y siempre los recordaré con mucho aprecio. Hay que decir que sigo hablando con ellos, pero las cosas no son para nada iguales. Fueron unos días increíbles donde pude vivir situaciones que nunca me imaginé. Volvería a vivirlo una y otra vez, pero con los mismos», afirma Zudaire.