Herri Kirolak

Larrañaga, Saralegi y Txikia IV se disputan la liga en Urrestilla

Larrañaga, Saralegi y Txikia IV se disputan la liga en Urrestilla

IÑIGO GOÑI

Mikel Larrañaga, Julen Alberdi 'Txikia IV' y Rubén Saralegi se disputarán la final de la Liga de aizkoalris el sábado, a partir de las 12.00 horas, en el frontón Txikuri de Urrestilla. Es una final inédita sin dos de los principales protagonistas de los últimos años: Iker Vicente, actual campeón, y Aitzol Atutxa. El vizcaíno de Dima ni siquiera ha disputado la Liga a lo largo del verano, ya que no se clasificó en la Urrezko Aizkolariak individual, mientras Vicente sufrió una derrota en Hernani, ante Txikia, y causó baja en Leioa, lo que hizo perder sus opciones de entrar en la final.

Los que sí lograron clasificarse fueron el azpeitiarra Mikel Larrañaga, el azkoitiarra Julen Allberdi 'Txikia IV' y el leitzarra Rubén Saralegi. El trabajo que deberán realizar los aizkolaris es el de cortar diez troncos en cinco modalidades diferentes. Se ha variado el trabajo de finales anteriores y hablar de un favorito es complicado aunque parece que la txapela de la Liga estará en juego entre los dos guipuzcoanos.

Los datos

Fecha, hora y lugar
Frontón Txikuri de Urrestilla, el sábado a partir de las 12.00 horas
En juego
La final del Urrezko Aizkolari Txapeldunen liga.
Participantes
Mikel Larrañaga (Azpeitia), Julen Alberdi 'Txikia IV' (Azkoitia) y Rubén Saralegi (Leitza)
Tarea
10 cortes cada uno.

Larrañaga lleva años ya casi a la par de los mejores y Txikia IV está siendo la sensación del año. Primero se clasificó para la final del Urrezko por parejas, luego para el individual del Urrezko Aizkolariak, en julio se proclamó campeón de Gipuzkoa en Mendaro y el pasado sábado se clasificó para la final del Campeonato de Euskadi. Una victoria suya no sorprendería a nadie. Al igual que tampoco sería sorprendente la victoria de Mikel Larrañaga, que el sábado fue el segundo mejor tras Vicente en la eliminatoria de la final de Euskadi. Ya tiene un poso como aizkolari que le hace estar en la terna de los grandes. El que lo tiene más complicado es Rubén Saralegi. No se clasificó para la final de Euskadi y acabó sin las mejores sensaciones. Eso sí, en trabajos de este tipo, cortos y repartidos, se amolda muy bien y en el parejas es el campeón junto a su primo Vicente. Debería estar más cerca de la victoria que en otro tipo de trabajo.

La final de Liga suele servir para medir la forma de los aizkolaris de cara a la final de Euskadi, que se disputa en próximas fechas. Pero la importancia del resultado es relativa a la hora de trasladarlo a otras competiciones. Eso sí, se espera un duelo igualado y emoción en el barrio azpeitiarra entre dos aizkolaris de la zona y un tercer invitado que no va a regalar nada.