Herri Kirolak

Los 'kanaerdikos' no tienen secretos para Iker Vicente

Iker Vicente, en acción ayer en Karrantza./MIREYA LÓPEZ
Iker Vicente, en acción ayer en Karrantza. / MIREYA LÓPEZ

El navarro se lleva la Loiu Larrakoetxe Sari Berezia tras aventajar en más de dos minutos a Atutxa y en 3:56 a 'Arria V'

Iñigo Goñi
IÑIGO GOÑISAN SEBASTIÁN.

Iker Vicente pudo sacarse algo la espina que se le quedó clavada en el Campeonato de Euskadi de aizkolaris con la victoria coseguida en el Loiu Larrakoetxe Sari Berezia 2018. Se enfrentaba a Aitzol Atutxa y Xabier Orbegozo 'Arria V' sobre un trabajo de 14 kanaerdikos y el joven de Otsagabia dio toda una exhibición.

En el mismo trabajo que se suele realizar en la Urrezko Kopa de Donostia cortó todos los troncos en 29 minutos y 41 segundos. Una marca excepcional y las diferencias que sacó a sus contrincantes no fueron de broma. Aitzol Atutxa tenía ganas de hacerlo bien en casa, pero esta vez tuvo que conformarse con el segundo puesto a dos minutos y 22 segundos del ganador. Con un tiempo de 32:03 realmente no tuvo mucha opción ante el empuje del navarro.

Arria V sabía de la dificultad que entraña medirse a los dos mejores aizkolaris del momento y no pudo estar cerca de sus dos rivales. Con un tiempo de 36 minutos y 37 segundos quedó lejos, más del deseado, de Vicente y de Atutxa.

«Para cuando me he dado cuenta llevaba una renta importante sobre Aitzol y he seguido a lo mío»Sobre una apuesta con Larrañaga: «Nadie se ha dirigido a mí, pero ahora necesito descansar»

En el Campeonato de Euskadi Vicente se amoldó bien en los kanaerdikos, troncos de 54 pulgadas, y demostró que no solo los de 60 son su especialidad. Dentro de cinco días tiene que disputar la final del Campeonato de Navarra. Eso le ha mantenido en forma y ha seguido con su preparación.

Atutxa tenía mucha ilusión, pero se encontró con un rival ayer superior. Perdió comba al principio y tras acercarse algo, al final volvió a ceder tiempo ante el de Otsagabia. Arria V aguantó en los primeros dos troncos, pero quedó rezagado ya antes de llegar al ecuador.

En la mitad de la prueba Vicente tenía una ventaja cómoda y lo supo administrar a pesar de que le salió un kanaerdiko algo sucio. No le supuso perder la renta y al final pudo llevarse los 1.000 euros de premio.

«La espina ha salido un poco»

En las declaraciones posteriores estaba contento, aunque todavía no olvidaba la final que se le escapó en el Labrit. «Ha sido bonito poder ganar. En el Campeonato de Euskadi durante un momento vi que podía ganar, pero se me escapó la txapela. Es verdad que no es lo mismo, pero algo si que me he resarcido y me he sacado un poquito la espina».

La marca realizada era buena y así lo reconocía Vicente. «He comenzado fuerte y tras un inicio igualado he ido cogiendo ventaja. Para cuando me he dado cuenta llevaba una renta importante sobre Aitzol. Después me han salido varios nudos, pero he seguido a lo mío».

Sobre la posibilidad de una apuesta próxima contra Larrañaga el de Otsagabia no lo ve posible en fechas cercanas. «Nadie se ha dirigido a mí. Ahora quiero descansar y luego ya se verá. Habrá que verlo más adelante, pero eso tendría que ser ya en primavera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos