Herri Kirolak

Iker Vicente sigue acumulando títulos y txapelas de aizkolaris

Iker Vicente, con los brazos en alto, celebra la victoria en el frontón Izarraitz de Azpeitia. / LOBO ALTUNA
Iker Vicente, con los brazos en alto, celebra la victoria en el frontón Izarraitz de Azpeitia. / LOBO ALTUNA

El de Otsagabia suma su segunda Urrezko Aizkolariak ante un Larrañaga combativo y un Txikia IV que se confirma

Iñigo Goñi
IÑIGO GOÑISAN SEBASTIÁN.

El Urrezko Aizkolariak individual no deparó ninguna sorpresa e Iker Vicente sumó su segunda txapela consecutiva en la competición. En la final disputada en la madrugada del viernes, en el frontón Izarraitz de Azpeitia, superó a Mikel Larrañaga en un minuto y cinco segundos y a Julen Alberdi 'Txikia IV' en 4 minutos y 48 segundos.

Los aizkolaris tenían que realizar cuatro trabajos; tres cortas de velocidad y una última de fondo. El campeón decidió el Urrezko Aizkolariak en los trabajos cortos. Vicente dio toda una exhibición en esos primeros tres trabajos y llegó al último con una ventaja de un minuto y 14 segundos sobre Txikia IV y un minuto y 15 segundos sobre Larrañaga. En los últimos seis troncos no se sintió tan cómodo y ahí se vio superado por el azpeitiarra Larrañaga, que le recortó diez segundos en la clasificación final. El azkoitiarra Txikia IV paraba el reloj a tres minutos y 44 segundos de su vecino para acabar en tercera posición.

El tiempo final empleado por el campeón navarro fue de 22 minutos y diez segundos, por los 23:15 de Larrañaga y 26:58 de Txikia. La clave sin duda estuvo en los trabajos cortos y se vio que Vicente está muy rápido en ese tipo de cortes a un tronco.

El primer trabajo ya le dio una renta de diez segundos sobre Txikia IV y once sobre Larrañaga. En el segundo trabajo -corte vertical de un kanaerdiko- Vicente sacó a relucir su maestría en este tipo de corte y aumentó las ventajas en 30 y 35 segundos más sobre sus dos rivales en la final. La ventaja ya superaba los cuarenta segundos y en el tercer corte, sobre un oinbiko, aumentó la ventaja más de medio minuto sobre Txikia y 29 segundos sobre Larrañaga. Su ventaja era grande; 1:14 sobre Txikia IV y 1:15 sobre Larrañaga.

Todo parecía sentenciado para la txapela, aunque había ganas de ver el último trabajo largo. Larrañaga está en plena forma y era una buena oportunidad para medirse a Vicente. Tenían que cortar dos kanaerdikos, dos de 60 pulgadas y dos de 65 pulgadas. La igualdad entre el de Otsagabia y el de Azpeitia fue total. En la mitad del trabajo ambos aizkolaris cortaban al unísono. En el cuarto Larrañaga se adelantaba nueve segundos, pero recortaba en el penúltimo a los tres segundos. Al final, en el último kanaerdiko se adelantaba Larrañaga por diez segundos. Txikia IV estaba más rezagado, pero hizo un gran trabajo, ya que perdió 3:44 respecto a Larrañaga y eso es estar entre los mejores en un Campeonato de Euskadi.

Al finalizar, Iker Vicente reconocía que en los últimos seis troncos no se sintió tan a gusto como al inicio y que las maderas que se pusieron en el frontón eran exigentes, pero estaba muy contento con la txapela.

Eizmendi y Zelai, campeones

No fue la única final. Hubo otras cuatro. En el campeonato de harrijasotzailes por parejas hubo emoción hasta la última alzada. Al final Eizmendi y Zelai ganaron la txapela por solo 50 kilos a Guzta y Goikoetxe; 9.200 kilos por 9.150 kilos. Los harrijasotzailes tuvieron que lidiar con tres piedras; la rectangular de 175, el cubo de 1000 y la bola de 100 esta en txanda libre.