Unos horarios intempestivos para entrenar

Con 17 años y aún en el colegio, Serna relata que «ahora mismo hacemos un entrenamiento físico a las 22:00 h., entramos al hielo a las 23.00 h. y no salimos de él antes de las 00:10 h. Y mañana tenemos clase, claro», se lamenta. Marauri, por su parte, desvela que «entramos a las 8:30 h. Yo suelo llegar allí con un café y mis compañeros ya saben que durante la primera hora es mucho mejor que ni me hablen porque he dormido alrededor de cinco horas». Corrales incide en que «eso nos pasa los martes y los jueves, porque entrenamos los lunes y los miércoles. También entrenamos el viernes, pero no nos importa tanto porque el sábado podemos dormir más. Entre semana, en cambio, salimos de aquí con el pijama puesto», recalca.

 

Fotos

Vídeos