Caballos

El hipódromo recupera el buen ambiente y la calma

Borja Fayos conduce ayer a la victoria a 'Blue Martini' sobre 'Fuentesteis'./Dabid Argindar/Hipodromoa
Borja Fayos conduce ayer a la victoria a 'Blue Martini' sobre 'Fuentesteis'. / Dabid Argindar/Hipodromoa

'Blue Martini' se impuso en la preparatoria del María Cristina con un genial Borja Fayos que ganó tres carreras

Imanol Arruti
IMANOL ARRUTI

Domingo por la tarde, gradas llenas y carreras de caballos. No había que inventar nada para reencontrarse con la temporada de verano en el hipódromo de San Sebastián. Ha habido que esperar hasta mitad de julio para recuperar la esencia del estío donostiarra, que sigue latiendo al ritmo de una afición que pudo disfrutar del plan de toda la vida. Por encima del espectáculo del verde, fue un placer volver a ver los rincones del hipódromo llenos de gente. Y así debería de seguir siendo. Siete días después de la suspensión, la pista estuvo a la altura y pudimos disfrutar de una fiesta completa.

Decíamos que hasta que los caballos de la primera carrera pasasen por Bugatti no respiraríamos tranquilos. Pasada la prueba del algodón, la jornada se disputó con absoluta normalidad y con carreras emocionantes, producto también de una pista algo menos firme que permitió alguna remontada espectacular. Desde luego, los recorridos demasiado osados no encontraron la recompensa de otros días.

Las yeguas se citaban en el premio San Sebastián Turismo, preparatoria del María Cristina. La favorita 'Celestin's' dio la cara desde el golpe de cajones, pero acabó pagando el pato. A pesar de que Janacek es un experto en recorridos en punta, a su yegua le faltó motor para presentar batalla. Su alto ritmo fue aprovechado por 'Blue Martini' y 'Fuenteesteis', que corriendo más en conserva, ofrecieron un bonito mano a mano en la recta final.

Nada más entrar en el derecho, 'Fuenteesteis' asumió el mando con aire ganador. Parecía que la alazana de Avial estaba por la labor de pelear. Una buena noticia, vistas sus últimas comparecencias. Ricardo Sousa la lanzó hacia el éxito, pero a su grupa se había pegado 'Blue Martini'. La yegua de Gaspar Vaz, que adora Donostia, no había llegado del todo fina al inicio de la temporada, pero las dos carreras de junio le vinieron de perlas para tener el punch suficiente. Cuando Fayos le enseñó pista, metió una marcha extra y sometió a 'Fuenteesteis', completando el trío 'New Bareliere'.

Más allá de la emoción que tuvo la carrera, con la tabla de valores en la mano, no se puede decir que estemos ante una preparatoria de referencia. La ganadora es una yegua veterana de primera parte de hándicap, que el pasado curso llegó a alcanzar un valor 37, pero que hoy por hoy no pasa de un discreto 34.

Una cifra a todas luces insuficiente para imponerse en la gran cita de yeguas, que aunque no exija las prestaciones de sus días más brillantes, sí requiere un nivel que no pareció haber. Como sucedió en los últimos años, la preparatoria aclaró poco o nada para agosto.

Los favoritos, desaparecidos

Al margen del gran premio, la jornada dejó carreras para todos los gustos, en las que no triunfó casi ningún favorito. La principal sorpresa -25 a 1- la dio la debutante 'Guerreira', que ofreció un nivel asombroso para batir al escapado 'Marrero'. Comprada en Inglaterra con un origen superior a su precio de compra, su manera de estrenarse no está al alcance de cualquiera. Evitó el póker de triunfos de un intratable Borja Fayos, que sumó tres victorias y dos segundos. Como para firmarlo.

Además de con 'Blue Martini', el jinete valenciano se llevó dos hándicaps, con el tordo 'Arpani', que venía de apuntar, y el incombustible 'Duendecillo'. Con nueve añazos, el ejemplar de la cuadra Bobby ganó por tercer verano consecutivo en Donostia, la pista de sus amores. Aquí debutó en 2012, con victoria por supuesto, y desde entonces ha ganado en cinco veranos diferentes. Modesto pero grande.

Completaron la nómina de ganadores un renacido 'Granacci', que tiene recorrido por delante, y la popular 'Grace's Secret', que se marcó una remontada tremenda. Descolgada en la recta del río, remontó una montaña de cuerpos en una recta final para aplaudirla de pie. Bravo también por su jocketta Nieves García, que interpretó a la yegua a la perfección para cruzar en primer lugar la línea de meta.